¡Anímate a ser tu mismo!

La autenticidad está de moda y sea esto muy bienvenido. Al menos la publicidad ya no responde a patrones estéticos y de conducta esterotipados como hace algunos años. Los seres humanos siempre tratamos de ser reconocidos por nuestros pares y muchas veces, en la búsqueda de esta confirmación social, perdemos parte de nuestra identidad. Cuando de formar una pareja se trata hay quienes se desdibujan en el afán de agradar al otro: esto jamás da buenos resultados.

¿Te has puesto a pensar en los beneficios de ser auténtico?

Estamos en sintonía con nuestro ser: tratar de impostar una manera de pensar o actuar para caer bien es una forma de mentirle a los otros y, sobre todo, de mentirnos a nosotros mismos. Esto no implica que no podamos – y debamos – modificar algunos aspectos de nuestra personalidad para crecer y evolucionar. Pero siempre respetando nuestra esencia.

Atraemos en nuestra misma frecuencia: el amor que atraemos a nuestra vida suele espejarnos o mostrarnos alguna faceta personal en la que hemos de trabajar. La gran apuesta es elevar la frecuencia en la que estamos vibrando, mejorar cada día, estar en armonía. De este modo, las decisiones serán más atinadas y las personas que lleguen a nuestro mundo, más nutritivas.

Publicidad

Respetamos nuestros tiempos y los ajenos: aprender a entender porqué actuamos como actuamos y porqué tomamos ciertas decisiones es un trabajo interior maravilloso. Una vez que conocemos nuestro timing, no nos dejamos apurar por las circunstancias sino que aprendemos a danzar con ellas. Cuanto más honramos nuestras propias percepciones, mejor nos llevamos con los demás porque los respetamos sin juzgarlos.

No actuamos para agradar: es muy lindo que nos quieran, claro, aunque el desafío es que sea por lo que somos, no por lo que aparentamos ser. Hay que animarse a decir “no” a algunas situaciones y personas, aunque esto pueda no ser simpático. Recuerda: hagas lo que hagas, siempre alguien te va a criticar. Entonces, ¿qué mejor que seguir a tu corazón?

Amamos – y aman – nuestras imperfecciones: cuando nos queremos y aceptamos, el mundo exterior entra en la misma sintonía. Todos somos imperfectos y hermosos. Para amar bien hay que amarse bien y esto incluye la aceptación de nuestro cuerpo, de nuestros puntos a mejorar, etc. Aceptación no es conformismo, sino estar en el aquí y ahora en armonía con todos nuestros aspectos, aún aquellos en los que tenemos que trabajar. Nadie espera que seamos perfectos.

Publicidad

El estudio Solteros en Latinoamérica, realizado por Match.com, entre 4000 usuarios para conocer el perfil de los solteros que están buscando una pareja reveló que el 78 % de los mismos está buscando a una persona con los mismos valores. Solo el 42 % afirmó estar buscando a alguien por su belleza. Se tú! Esa es tu mejor virtud.

 

Foto: Archivo Eme de Mujer

Tags from the story
, , , ,
Más de Valeria Schapira