“Han Solo: Una historia de Star Wars,” la apuesta ganadora de este fin

Para una película plagada de historias de una complicada producción (reemplazo de director, críticas hacia el cast), Han Solo: Una historia de Star Wars, es un filme que logra un aterrizaje forzado en medio de la tormenta. Quizá tenga que ver porque es una producción de Disney. Y Disney NUNCA defrauda a los fans (excepto tal vez cuando mata a todos nuestros personajes favoritos).

Solo, tanto la película, como la nueva reinterpretación del personaje clásico de Harrison Ford, ofrece humor, encanto y un buen nivel de fan service. Pero aunque parezca una MUY buena película de ciencia ficción, no cumple su promesa de decirnos exactamente cómo es que Han se convirtió en el forajido que todos amamos en la saga original. Simplemente nos dice cómo consiguió lo demás.

Cuando conocemos a un joven Han (Alden Ehrenreich), es uno de los tantos ladrones huérfanos explotados por Lady Proxima en un planeta de escasez. Han y su novia, Qi’ra (Emilia Clarke) planean escapar juntos, pero son separados a la fuerza en el aeropuerto, donde él logra escapar y ella no. Bajo la promesa de volver por ella, Han se une a las fuerzas armadas para convertirse en piloto.

3 años después lo expulsan de su entrenamiento y se ve atrapado en pelear guerras infinitas que no lo acercan ni remotamente a su objetivo. Sin embargo, ve una salida con un equipo de ladrones liderados por Becket (Woody Harrelson) y Val (Thandie Newton), quienes lo embarcan en una nueva aventura que eventualmente lo reunirá con Qi’Ra, Chewbacca (Joonas Suotamo), el wookie que TODOS amamos y Lando Calrissian (Donald Glover).

Publicidad

La mala noticia es que Ehrenreick no hace una buena impresión de Harrison Ford; el carisma de este veteramo simplemente es muy singular para imitar. La buena noticia es que Ehrenreich logra algo mejor. Después de todo, ésta no es una película que nos muestra al héroe carismático y egocéntrico que ya amamos; es la película del chico que TODAVÍA no se convierte en un héroe. Al final de ella, Han está a un paso de convertirse en el forajido casual del que toda mujer se enamoró en Star Wars.

Solo es un filme complicado (y no); los guinonistas hicieron su parte de ofrecer una trama familiar y multifacética al estilo Hollywood, impregnada con la personalidad de Han Solo. Hay humor, hay acción, momentos suicidas y sorpresas.

Pero sin importar la trama o el cast, el verdadero atractivo de esta peli son las respuestas. Y es que tenemos MUCHAS preguntas que Solo iba a responder. Por ejemplo: ¿cuál es la historia detrás de la amistad entre Chewie y Han? ¿Y cómo consiguieron al Halcón Milenario? Y, por supuesto: ¿por qué Han es así, en términos románticos? O más bien: ¿quién lo lastimó? Todas estas preguntas tienen respuesta, y algunas duelen más que otras.

Solo no será la película de Star Wars que todo fan quería, pero es más divertida de lo que imaginas, especialmente por el fan service, hecho para consentirlos. No todo es malo; estoy segura que incluso los fans van a reir de las citas de Lando, y hay sorpresas jugosas, así como easter eggs que conectan a Solo con el universo de Star Wars en formas inesperadas.

Publicidad

Aunque nunca justifica completamente su razón de existir, Solo ofrece una diversión tangible y espectaculares escenas de acción en una Galaxia muy, muy lejana.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot