La sabiduría del ciclo menstrual

La sabiduría del ciclo menstrual

Esta fase trae una gran capacidad de disfrutar de la vida, felicidad, amor, cariño y alegría. Resulta más fácil ser paciente y amable y poner a los demás por delante de corazón. Sin embargo, cuidado, porque podemos tener impulsos de comprometernos en sacrificios personales a largo plazo, esta decisión debe esperar a la fase reflexiva, para asegurarnos de que realmente queremos hacerlo y podremos mantener el compromiso una vez pasado el subidón de esta fase.

Aprovecha esta fase para labores comerciales, para socializar, hacer contactos, pasar más tiempo con los tuyos, disfrutar más del sexo (¡con precaución!), ayudar desde el corazón a los demás, hacer más deporte, tener conversaciones que requieran empatía y diplomacia, ponerte en el lugar del otro, enseñar, disfrutar y agradecer lo que tienes en tu vida y sentirte exitosa.

Físicamente, estarás más atractiva y te sentirás más atraída. Estarás radiante. Cuidado porque también podrías convertirte en un “imán de necesitados” si estás a tope con la energía del arquetipo de la madre.

Por otra parte, todas estas cualidades pueden no aparecer cuando la salud hormonal de la mujer no está bien. También puede ser que en los días cercanos a la ovulación te sientas muy sensible o incluso insegura. Puede pasar que te sientas desorientada si no sabes en qué dirección centrar toda esa energía que está surgiendo en ti, o que te sientas mal si la estás dedicando a algo que no te satisface.

A nivel físico, a veces puede haber un pequeño sangrado mitad de ciclo. La vulva está más mojada y el flujo vaginal que aparece es más bien transparente y elástico como la clara de huevo.

La sabiduría del ciclo menstrual

El cuerpo es muy sabio y el ciclo menstrual tiene 4 fases, lo cual quiere decir que todas son importantes y necesarias: la introspección y retiro de la menstruación, la autoafirmación e independencia de la preovulación, el amor y la entrega de la ovulación y la creatividad y oscuridad de la premenstruación.

 

Por: Victoria Tapia

Foto: Archivo Eme de Mujer

Compartir