#ViernesDeGordibuenas: Una gorda enamorada del amor

Llegó febrero y, con él, una de las fechas más esperadas (y temidas): El día del Amor y la Amistad; pero, ¿cómo pasa la fecha una gorda enamorada y sola?

Y no, la realidad es que esta columna no va directo al drama. De hecho, ésta es una gorda bastante feliz y plena; una gorda que (ya) no sufre porque pasa este meloso día más sola que Sandra Bullock en la película Gravity.

Y no, tampoco voy a decir que es la primera vez que la paso sola en esta fecha. De hecho, son contados los 14 de febrero que he tenido pareja y son aún menos los que he festejado.

Recuerdo con gracia que durante toda mi época escolar me la pasaba viendo a mis amigas llenas de globos, regalitos y ñoñadas que les daban sus novios, y yo… Yo llenaba mi mochila de paletas de corazón. Sí, de esas que llevaban en bolsas completas para regalar a todos los amigos (por lo menos, sabía que mis amigos sí me querían mucho, jajaja).

El asunto está en que, en algún momento, sí lo sufrí… Hasta que llegó el día en que entendí que una debe aprender a lidiar consigo misma antes de buscar lidiar con alguien más.

Publicidad

Porque es bien cierto que si tú no te amas primero, no puedes dar a amor a nadie más (aunque suene trillado).

http-%2F%2Fmashable.com%2Fwp-content%2Fgallery%2F20-perfect-gifs-to-express-your-love%2Fvalentine-charlie-brown

Para vivir acompañada, primero debes aprender a vivir en soledad… Pero disfrutándola, no sufriéndola.

Si bien mi vida ha estado infestada de sapos patanes y feos (si no me creen, pregúntenle a mis amigos… Soy mujer de gustos exóticos),  debo decir que las veces que he amado de verdad lo he hecho con todo mi ser sin miedo a nada… Porque así soy yo y porque así debe ser. Nadie dijo que el amor era eterno (bueno, sí, Juanga, pero no cuenta porque no es amor de pareja al que se refería, jajaja).

Hoy, sigo recibiendo paletas de corazón en forma de mensajitos y posts en mi muro de Facebook… Y los recibo encantada.

Publicidad

Hoy, sigo enamorada del amor: Esperando al sapo bueno (porque, claro, ya sabemos que los príncipes azules NO EXISTEN) que me haga reír como loca y que se gane mi corazón llevándome a comer muchos tacos.

Hoy, sigo buscándolo… En la calle o en Tinder; da igual, pues puede estar en cualquier lado… Sólo hay que tener los ojos bien abiertos porque, ¿qué tal si llega en una “envoltura” diferente a la que espero? (De nuevo, los príncipes azules NO EXISTEN).

Pero, en lo que ese maravilloso sapo aparece, yo cumplo todos los días el mayor pacto de amor de la historia; ése que me hice hace algunos años y que me repito románticamente cada mañana frente al espejo:

“Arheli, prometo amarte y respetarte todos los días de mi vida”.

No olviden seguirme en mis redes sociales (me encuentran como @yocurvilinea) y visitar mi blog Yo curvilínea.

Besos y feliz Día de San Valentín ☺

Fotos: Yo curvilínea

Escrito por
Más de Arheli Molina