Guía para tratar una infección en vías urinarias

Si alguna vez has sentido dolor al orinar e inmediatamente googleado “¿me estoy muriendo?”, lo más seguro es que has tenido una infección en vías urinarias. Y aunque es mucho mejor consultar la opinión de un experto, no pierdes nada en leer un poco más al respecto y desmentir uno que otro mito.

Una infección en vías urinarias o IVU es una infección que ocurre cuando una bacteria entra al sistema urinario. La uretra, el tubo responsable de llevar la orina al excusado, se encuentra entre el clítoris y la vagina, así que está perfectamente posicionada para recibir bacterias errantes durante el sexo o después de ir al baño.

Cuando los patógenos llegan a la vejiga, la orina caliente les da la bienvenida para colonizar y desencadenar una infección. Si no se trata, ésta puede desaparecer por sí sola, pero en casos muy raros, también puede progresar en una infección renal.

Aunque los hombres también pueden tener una IVU, las mujeres son extra susceptibles. Y no es que tenga algo que ver con la higiene (aunque sí es importante), sino porque es simple anatomía gracias a la proximidad entre la vagina y el ano.

¿Cómo se siente?

Como si en verdad fueras a morir. No, no es cierto. Aunque una IVU puede variar, los síntomas tienden a enfocarse en la orina. Desde un ardor feral al orinar, hasta una necesidad inexplicable de ir al baño… y no sacar nada.

Publicidad

La mayoría de las mujeres dicen que se siente como el verdadero “infierno.” Y la realidad es que, si tienes una… te vas a dar cuenta.

Las ganas constantes de ir al baño pueden ser el resultado de una inflamación, la respuesta inmune a la infección. Tu orina también podría desarrollar un olor fuerte o una textura espumosa, gracias al exceso de proteína en la orina. Además ARDE como el infierno mismo.

¿Flujo vaginal diferente?

Si tu flujo tiene una consistencia de queso cottage, lo más seguro es que tengas una infección de hongos y no de vías urinarias. Si la orina se mete a la vagina y hay una sobrepoblación de hongos, también sentirás ardor al orinar.

El flujo vaginal anormal, junto con erupciones y sangrado podrían señalar una infección de transmisión sexual. Por suerte, la mayoría pueden tratarse con antibióticos o tratamientos, así que no dudes en consultarlo con tu ginecólogo.

Publicidad
¿Fiebre?

Las infecciones bacterianas pueden expandirse de la vejiga a los riñones, donde provocan síntomas más severos como: fiebre, escalofríos, náusea, dolor de espalda y/o vómito. Es raro, pero SÍ sucede. Si tienes la mala suerte de que tu IVU terminó en una infección renal, necesitarás un tratamiento de 2 semanas.

Este tipo de infecciones pueden resultar en daño a largo plazo, así que no te esperes, ¡y ve con un médico!

¿Sangre en la orina?

Gracias a la infección e inflamación, los capilares en las paredes inflamadas de la vagina pueden romperse y sangrar cada vez que la vejiga infectada se contrae al orinar. Esto es extremadamente dramático porque la sangre es muy escandalosa, pero no es síntoma anormal.

¿Tuviste sexo recientemente?

Las IVU pueden atacar sin la necesidad de tener relaciones sexuales: hay mujeres que nacieron con receptores en la vagina, uretra y vejiga que atraen bacterias dañinas, mientras que otras (mujeres que han sufrido de IVU) no tienen bacterias vaginales saludables que luchen contra infecciones.

¿Te sientes horrible a pesar de tomar medicamento?

Las infecciones urinarias mejoran después de 10 a 14 días… y sí, el proceso es bastante doloroso. En la mayoría de los casos, una vez que empiezas el tratamiento de antibióticos, notarás alivio en las próximas 24 a 72 horas.

Si esto no sucede, consúltalo con tu médico y determinar si han elegido el tratamiento correcto. Si hay dudas sobre la causa de la infección, tu doc puede hacerte un ultrasonido para descargar piedras en los riñones o vejiga.

Cómo evitarlas

Si hay algo que TODA mujer debe saber es que, después de tener sexo, automáticamente debe ir al baño. Es una regla que todas conocemos, pero no es la única. Desde pequeñas también nos enseñan que debemos limpiarnos de adelante para atrás después de ir al baño.

Cómo tratarlas

Primero que nada, debes ir con un médico porque es el ÚNICO que puede recetarte antibióticos. También podrías pedir un analgésico para aliviar el dolor. ¡Ojo! Este medicamento podría cambiar el color de orina, así que no te asustes cuando veas tu pipí de color naranja fosforescente.

La ciencia sugiere que el jugo de arándano previene y acelera el tratamiento de IVU gracias a sus propiedades. Sin embargo, la mayoría de los jugos comerciales contienen más azúcar que fruta y no logran mayores resultados.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot