Heridas superficiales en diabéticos pueden ser mortales

salud
salud

Las heridas superficiales son muy comunes, por lo cual es preciso analizar la importancia del autocuidado en este rubro, ya que las acciones que el propio individuo realice en beneficio de su propia salud tienen un impacto directo en su calidad de vida.

De cara a la celebración del Día Internacional del Autocuidado, que fue ayer, el heridólogo especialista de Doctoralia, Ricardo Francisco Gamboa, experto en el abordaje avanzado de heridas, indicó que la importancia de dar tratamiento oportuno a los rasguños o afectaciones superficiales evita que una extremidad quede marcada por una cicatriz antiestética, quede incapacitada de por vida, o bien conduzca a la muerte.

El especialista señaló que las personas diabéticas tienen oportunidades vitales de autocuidado, ya que, por ejemplo, la enfermedad desarrolla insensibilidad en diversas partes del cuerpo, principalmente los pies, a tal grado que ya no sienten cuando caminan, por lo que una herida, aunque sea pequeña, permite el acceso de una gran cantidad de bacterias.

Tan sólo el pinchazo con un tachón o un rasguño con una superficie filosa pasa desapercibido por una persona diabética, por la insensibilidad que viene con la enfermedad, sin embargo, es hasta etapas avanzadas cuando se dan cuenta que tienen una infección grave en su extremidad, la cual si no se trata oportunamente deriva en una amputación. Hay casos en donde ya es demasiado tarde y la infección se esparce por diferentes partes del cuerpo llevando a la muerte al paciente”.

Publicidad

Afortunadamente hay maneras de salvar las extremidades. Aunque la infección esté avanzada y el paciente llega cuando diversas partes del cuerpo todavía no han sido dañadas, lo pasamos con carácter de inmediato al quirófano y empezamos a limpiar. Allí es cuando salvamos la extremidad”, confirmó el doctor Gamboa.

Debido a la importancia del autocuidado, el especialista de Doctoralia precisó algunas consideraciones para evitar heridas que deriven en úlceras fatales para alguna parte del cuerpo o del mismo paciente.

  1. Vigilar diariamente los pies y revisar que no estén húmedos
  2. Descartar la presencia de hongos o de cuerpos extraños diversas partes del cuerpo
  3. Revisar minuciosamente los zapatos para descartar piedras u objetos que puedan provocar una herida
  4. Cortar las uñas correctamente para evitar que se entierren
  5. Mantener hidratada la piel para prevenir la resequedad y evitar que la piel pueda abrirse, “cuarteaduras en la piel”

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot