Infecciones vaginales, qué son y cómo evitarlas

Si alguna vez has tenido una infección vaginal por cándida, lo más seguro es que te conozcas los síntomas; comezón intensa, irritación y un horrible flujo oloroso y blanco. Esta condición tan molesta e incómoda es provocada por un sobrecrecimiento de un hongo llamado cándida, también conocida como Cándida albicans. Pues este hongo normalmente vive en el tracto intestinal, pero un ligero cambio en el equilibrio de éste puede provocar el desarrollo de una infección vaginal.

Las mujeres en todo el mundo, desde adolescentes, hasta señoras maduras, pueden desarrollar estas infecciones, pero algunas son más propensas que otras. El embarazo, la diabetes, el uso de antibióticos y cualquier tipo de inmunosupresivos, puede incrementar tu riesgo. Por si fuera poco, los niveles altos de estrógeno provocan el sobrecrecimiento de la cándida, algo que sucede gracias a las pastillas anticonceptivas.

Ver más: Razones por las que tienes muchas infecciones vaginales

Fuera de ello, no se sabe si la ropa ajustada puede provocar infecciones o no, pero lo más recomendable es evitarlo. En el caso de mujeres propensas a las infecciones por cándida, el tipo de material que usas, sea en ropa interior, ropa para hacer ejercicio y pants, podría ser de importancia, pues las telas sintéticas o que no dejan respirar pueden incrementar las probabilidades de una infección.

Con eso dicho, no hay necesidad de reemplazar toda tu lencería. Muchas mujeres pueden usar cualquier cosa y jamás sufrir de una infección vaginal. Son las que son propensas a infecciones las que deberían modificar sus hábitos.

Publicidad

Eso incluye dormir con ropa interior de algodón, evitar las duchas vaginales y tampones o toallas sanitarias con fragancias. Y en el caso del sexo todavía se requieren más estudios para hacer recomendaciones.

En conclusión: Una simple infección vaginal no es la gran cosa. Pero si sufres de ellas una y otra y otra y otra y otra ves, sería importante que lo checaras con tu ginecólogo de cabecera, pues podría ser señal de un problema completamente diferente.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Equipo Eme