Lo que debes saber del himen y la virginidad

El concepto de la virginidad femenina tiene una historia… bastante complicada.

Todas hemos escuchado las historias viejas sobre el sangrado del himen, la pureza que conlleva y las pruebas que se hacían para comprobar si una mujer era virgen o no. En épocas antiguas la virginidad era sagrada… e incluso en otras culturas, sigue siendo así.

Pero en medio de tanta conmoción, está una pequeña membrana justo dentro de la entrada de la vagina, se llama himen y el himen es sinónimo de virginidad. O al menos es esa relación la que hace de este tema uno SÚPER complicado.

Osea… ¿qué tan importante es ese delgado tejido? Y, ¿por qué ha causado TANTA controversia?

  • No existe una definición médica de “virginidad”: La virginidad es una construcción social, no una condición médica. Y aunque no exista una definición clínica, es un concepto muy importante. Se ha construido bajo normas sociales y creencias increíblemente viejas aunque no tengan un respaldo científico. Para cualquiera es diferente; algunos la consideran un distintivo de pureza, mientras que para otros sólo es una señal de una mujer que todavía no ha tenido relaciones.
  • No sólo se pierde la virginidad a través de la penetración: El concepto de virginidad ha sido asociado por mucho tiempo con ideas heteronormativas; cuando hay penetración, ya no existe la virginidad. Y hay uno que otro problema con esta definición: ¿las lesbianas serán vírgenes toda la vida? ¿Y si sólo hay sexo anal? ¿Eso quiere decir que seré virgen toda la vida?
  • No puedes probar la virginidad: Dado que no hay un diagnóstico médico, no existe forma alguna de probar que una mujer sea virgen o no. Pero del himen…
  • El himen no es una membrana cerrada: Es fácil imaginar que el himen es una pared o estructura que necesita romperse, algo así como una burbuja. Pero en realidad el himen es una membrana delgada dentro de la entrada vaginal. Y no sólo eso, también tiene una entrada. De otra forma, ¿cómo crees que habría sangrado y secreción vaginal? Generalmente esta entrada tiene una forma creciente, pero suele variar entre mujeres. Para algunas es muy grande, para otras es chica y a veces el himen tiene múltiples entradas. Rara vez el himen está cerrado, pero cuando sucede, se requiere asistencia médica.
  • El himen es difícil de ver: Si tratas de ver el tuyo, te será MUY difícil distinguirlo. Si no sabes lo que buscas, obviamente no reconocerás la diferencia entre el himen con lo demás de ahí adentro.
  • Y cuando tengas, sexo, el himen puede pasar desapercibido: Es como una hoja de papel; puede estirarse, romperse o simplemente moverse. Actividades como andar en bicicleta, gimnasia, el uso de tampones y hasta la masturbación pueden causar que se rompa o se quite.
  • Es más probable que no sangres en tu primera vez: Aunque algunas mujeres experimentan unas gotas de sangre en su primera vez, es muy raro que suceda por las razones ya mencionadas. Realmente no se requiere de mucho esfuerzo para romper el himen, así que seguramente ya se habrá roto para cuando te decidas tener relaciones sexuales. E incluso si no está roto, la relación no podría romperlo o incluso hacerlo, pero no dejar mucha sangre.
  • Estás en control de tu virginidad, aunque no de tu himen: Existen un par de problemas con el concepto de perder la virginidad. Esto implica que no está bajo tu control, pero piénsalo de este modo: Si pierdes tu teléfono, ¿acaso fue una decisión consciente? Claro que no. Es necesario cambiar la forma en que hablamos sobre la virginidad; no debería ser algo que alguien más te pueda quitar. Lo importante es que tú estés segura y estés a punto de hacer algo que quieras y vayas a disfrutar. Tómalo con calma, acómodate con tu cuerpo y tu galán y relájate. Y no te preocupes por tu himen, seguro se rompió hace ya un par de años.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Publicidad

Puedes encontrarme en Twitter como @AndyBouchot 😉

Tags from the story
, , , , ,
Escrito por
Más de Andrea Bouchot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *