Lo que toda mujer debe saber de su vagina

A todos les fascina la vagina; desde cómo se ve, hasta cómo debe oler. Claramente tenemos muchas dudas al respecto… y no deberíamos. Si bien es cierto que el cuerpo humano sigue siendo un misterio para la humanidad, deberíamos de al menos tratar de estar bien informadas sobre el NUESTRO.

Para empezar, seguramente ni estás usando el término correcto

La vagina es tan sólo el canal muscular y elástico que se extiende desde el cuello uterino, hasta el himen. La mayoría usamos el término “vagina” para referirnos a los genitales femeninos, pero técnicamente, el término correcto sería “vulva,” pues se refiere al órgano sexual femenino externo, incluyendo clítoris, uretra, labios y pubis; es decir, todo lo que puedes ver.

El clítoris es más parecido al pene de lo que te imaginas

Tiene el prepucio, las glándulas y el frenulo, así como el pene. Y el clítoris, aunque sea más pequeño, tiene el doble de terminaciones nerviosas. Como la mayoría de los órganos, varía en tamaño y forma, pero el clítoris promedio no debería ser de menos de 1 cm de longitud.

Publicidad

Tu himen es prácticamente INÚTIL

No es un órgano de “pureza.” Después de la formación del embrión, se desarrolla el himen, una membrana mucosa alrededor de la entrada vaginal.

La vagina puede cambiar de tamaño y forma durante la excitación

Durante la excitación, la vagina se relaja y expande. El útero se jala hacia arriba, lo cual cambia la posición del cuello uterino.

Publicidad

La mayoría de las mujeres no llega al orgasmo con penetración vaginal

Se cree que sólo el 25 a 35% de las mujeres puede llegar al orgasmo a través de la penetración vaginal. Si TÚ no estás satisfecha con el coito, hay otras formas de llegar al clímax, incluyendo la estimulación de clítoris.

Tu vello púbico SÍ sirve de algo

Antes de que optes por depilarlo para siempre, deberías saber que tu vello púbico tiene un rol importante. Sirve como barrera protectora del tejido genital, particularmente el que se encuentra en la entrada vaginal. Así como provée protección, también actúa en contra de la fricción.

El flujo casi siempre es normal (CASI)

La calidad y cantidad del fluido cervical cambia durante el ciclo menstrual en respuesta a las transiciones hormonales que prepara el cuerpo para la ovulación. Empieza de un color opaco, blanco y cremoso durante el inicio del ciclo. Luego se vuelve más líquido y transparente mientras se acerca la ovulación.

Si el flujo tiene mal olor, textura (como de queso cottage) y cambia de color, puede ser resultado de una infección.

Tu vagina sí cambia, especialmente después del parto

La entrada cervical puede cambiar sutilmente en apariencia, desde un punto, hasta una curva, pero se cerrará una vez que cumpla con su propósito. Aunque el tejido vaginal se estira durante el parto, debería regresar a la normalidad sin mayor intervención.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Puedes encontrarme en Twitter como @andybouchot

Escrito por
Más de Andrea Bouchot