Señales de que el aumento de peso es un problema de salud

Eres disciplinada en el gym, no comes tan mal… y aún así sigues subiendo de peso

El aumento de peso repentino sin causa aparente es básicamente lo PEOR para tu autoestima y confianza, pero debería preocuparte más por lo que podría significar para tu salud.

Antes de acudir a un médico o nutriólogo, es súper importante poner atención a tus hábitos alimenticios y de ejercicio al menos un par de días, sino de una semana entera. Una vez que determines que no son la causa de tu aumento de peso, te recomiendo prestar atención a los siguientes síntomas:

Fatiga = Hipotiroidismo

Cuando una mujer va al médico por un aumento de peso repentino, lo primero que checarán será tu tiroides. Y con justa razón: 1 de cada 8 mujeres desarrolla un desorden tiroideo en algún momento de su vida, según HealthLine.

La glándula en forma de mariposa es la responsable de secretar una hormona que regula el metabolismo, y si ésta funciona lentamente (hipotiroidismo), el metabolismo bajará su ritmo y subirás de peso.

Publicidad

Las mujeres con hipotiroidismo también sufren de niveles bajos de energía o fatiga, piel seca, pérdida de cabello, ronquera y estreñimiento.

Periodos anormales = SOP

Hay investigaciones que sugieren que 1 de cada 5 mujeres tienen Síndrome de Ovario Poilquístico, un desorden endocrino que desequilibra las hormonas reproductivas (estrógeno y testosterona), provocando varios síntomas como: periodos irregulares, crecimiento del vello facial y migrañas.

El SOP también afecta la forma en que tu cuerpo usa la insulina (la hormona que ayuda a convertir los azúcares y almidones en energía), lo que provoca un aumento de peso inexplicable alrededor del abdomen.

peso

Mucho estrés = Ansiedad

Cuando sufres de estrés crónico, recibes una dosis de adrenalina y cortisol, la hormona que supuestamente te ayuda almacenar reservas de energía y grasa, según WebMD.

Publicidad

Si te sientes ansiosa constantemente, te cuesta trabajo dormir o has perdido interés en cosas que te gustaban, consúltalo con tu médico, pues el aumento puede ser señal de depresión o ansiedad.

Inflamación = SIBO

El intestino necesita buenas bacterias para funcionar correctamente (los probióticos), pero también hay bacterias malas que residen en el tracto digestivo. Cuando se elimina ese equilibrio, puede producirse un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO) provocando gas adicional, inflamación, dolor abdominal, diarrea y, por supuesto, aumento de peso repentino.

No se sabe exactamente porqué el SIBO provoca aumento de peso, pero según la Biblioteca Nacional de Medicina, el tratamiento incluye antibióticos.

Estás en tus 40s = Perimenopausia

El periodo de transición a la menopausia (perimenopausia) hace que las hormonas como el estrógeno suban y bajen de manera desigual, lo que puede provocar aumento de peso en algunas mujeres, según WebMD. Otros síntomas incluyen: periodos irregulares, bochornos, cambios de humor y de libido.

Inflamación después de comer = Deshidratación

Tal vez no sea lo que comes… sino lo que tomas. Lo malo es que muchos confuden la sed con el hambre, y en lugar de tomar líquidos, prefieren comer algo. La confusión, fatiga y mareos también son señal de deshidratación, según Mayo Clinic así que ¡aguas!

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot