10 Tips para prevenir diabetes y obesidad

El problema de la diabetes y la obesidad es multifactorial, sin embargo, existen acciones prácticas para prevenir estas enfermedades. A continuación, te compartimos algunos malos hábitos comunes entre la población mexicana y cómo combatirlos:

Dejar de desayunar. Por falta de tiempo o planeación, olvidamos esta comida tan importante. ¿Qué podemos hacer? Desayuna antes de salir de casa, es la mejor opción: no te dará tanta hambre en el trabajo, rendirás más y no pasarás toda la mañana pensando en comida o buscando golosinas. Alimentarte apropiadamente por las mañanas te ayuda a mantener un peso saludable. Programa tus desayunos, puedes llevarte algo preparado de tu casa, por ejemplo:

Licuado o smoothie con leche, fruta congelada, vainilla y endulzado con Azúcar

Sándwich de queso panela, aguacate, jitomate y lechuga

Publicidad

Fruta picada con yogurt natural, endulzada con Svetia

Llévate una canasta con frutas lavadas y listas para consumirse. Puedes organizarte con tus compañeros para turnarse la compra y dejarla en la oficina para cuando te dé hambre

Saltarte comidas. Se tiene la idea errónea de que dejando de comer bajas de peso. Al contrario de lo que se piensa, solo lograrás aumentar tu apetito y ansiedad ¿Qué podemos hacer? No te saltes comidas.

comida

Aunque tengas mucho trabajo o estés de vacaciones, establece horarios fijos para consumir tus alimentos. Saltarte comidas no te ahorra calorías, al contrario, provocará que sientas más hambre y consumas más alimentos de los que necesitas.

Publicidad

Organiza tu desayuno, comida y cena junto con 2 colaciones, esto te ayudará a disminuir tu apetito, agilizar tu metabolismo, mejorar tu rendimiento y mantener un peso más saludable.

Dejar de comer entre comidas. Se piensa que comer entre comidas engorda, pero en realidad depende de la cantidad y tipo de alimentos que se consuman, pues no es lo mismo comer papas, dulces o chocolates a una fruta con chile y limón.

Consume refrigerios o colaciones. Organiza tus snaks, por ejemplo, lleva contigo duraznos, manzanas o uvas. Son muy prácticas, solo necesitas lavarlas. También puedes llevar nueces, almendras o cacahuates naturales.

4. Dejar de realizar actividad física. La mayoría de las personas que dicen no realizar actividad física argumentan que es por falta de tiempo o recursos. ¿Qué podemos hacer? Camina en cada oportunidad, evita utilizar elevadores y usa las escaleras. Con estas recomendaciones, no sólo será más fácil mantener un peso saludable, sino que mejorarás tu rendimiento.

5. Dejar de tomar líquidos. Recuerda que el agua es esencial para tu cuerpo, mejora tu rendimiento y concentración en el trabajo o escuela. Llévate una botella de agua y si tienes oportunidad rellénala, así consumirás líquidos todo el día.

6. Dejar de tomar agua natural. A muchas personas no les gusta el agua simple, en su lugar prefieren refrescos, jugos o bebidas azucaradas, esto no es recomendable debido a el azúcar de estas bebidas es un factor de riesgo para el sobrepeso y la obesidad. Si no te gusta el agua simple, prepara agua de flor de jamaica o limón, agrega hielo y endulza.

7. Una alimentación pobre en frutas y verduras. En ocasiones se nos olvida incluir verduras en las comidas por falta de tiempo o porque se piensa que cocinarlas es muy complicado. Incluye verduras de temporada, si no cuentas con tanto tiempo para cocinar, prefiere las que se consumen crudas como jitomates, zanahorias, lechuga o espinacas. Con estas verduras prepara sencillas ensaladas y llévalas al trabajo o escuela. Les puedes agregar limón y aceite de oliva.

8. En la actualidad existe un consumo alto de azúcares, harinas refinadas y grasa, a través de galletas, panes o botanas, debido a que son alimentos que encontramos en todas partes y que en ocasiones son económicos y no perecederos. Por lo tanto, son tan accesibles que fácilmente se consumen en exceso, y esto favorece el sobrepeso y obesidad. No se trata de prohibir su consumo, sino de mejorar la selección de los alimentos, es decir, preferir alimentos frescos como frutas, verduras, carne, pollo, pescado, leche, cereales integrales naturales y disminuir el consumo de estos alimentos industrializados.

Por ejemplo, si tienes antojo de algo dulce, hornea galletas y pasteles con harina integral utilizando Svetia Blend.

9. Una alimentación poco variada. Por falta de tiempo y organización no damos importancia a la variedad de alimentos. Una alimentación sana y a la vez rica va de la mano, empieza a organizar la compra de tus alimentos desde el fin de semana, así tendrás tiempo de planear un menú semanal y ahorrarás dinero. Elige recetas sencillas e intercálalas en la semana, así brindas variedad también a tu paladar y obtendrás los diferentes nutrimentos de los alimentos.

10. Dejarse llevar por mitos y dietas restrictivas. En ocasiones se nos olvida que el problema de sobrepeso y obesidad es multifactorial, es decir, no existe una sola causa, por ello, es erróneo dejarse llevar por alimentos mágicos o dietas que promueven soluciones sin esfuerzo. En temas de salud y nutrición, no existen soluciones mágicas, la clave es el cambio hacia un estilo de vida más saludable.

Empieza con un cambio a la vez, si eres constante y responsable de tu salud, será más fácil mantener un peso saludable y alejarte de enfermedades crónicas. Muévete más, mejora tus horarios de comida, desayuna e incluye más verduras y frutas en tu alimentación, disminuye el consumo de alimentos altos en harinas refinadas y azúcares. Recuerda que eres responsable de tu salud.

Fotos: Archivo Eme de Mujer

Por Guadalupe Herrera Estrada, Nutrióloga asesora en Metco

Escrito por
Más de Adriana Uribe

La clave perfecta para envejecer en pareja

Las mujeres suelen ser más expresivas a nivel emocional
Leer más