Ana Patricia Botín: la “princesa de Santander” heredera del imperio

Foto: AFP

Elegante y brillante, Ana Patricia Botín, la “princesa de Santander”, heredera de la poderosa dinastía de banqueros españoles, toma a sus casi 54 años las riendas del Banco Santander, el imperio construido por su padre.

Madre de tres muchachos, de elegante prestancia, cabellera oscura y ojos marrones, la hija mayor de Emilio Botín -influyente figura de la economía española muerto a los 79 años de un infarto- representa a la cuarta generación de la familia a las riendas del gigante bancario español.

Nacida en octubre 1960 en la ciudad de Santander, en el norte de España, en el seno de una familia de banqueros, la nueva presidenta del grupo, primero de la Eurozona por capitalización y con fuerte implatación en Latinoamérica, hizo toda su carrera en el sector de las finanzas hasta convertirse en 2010 en máxima reponsable de la filial del grupo español en el Reino Unido.

“Durante años he trabajado en el Grupo Santander en distintos países y responsabilidades y he podido comprobar la enorme calidad y dedicación de todos nuestros equipos”, afirmó tras su nombramiento, declarándose dispuesta a “seguir construyendo un Banco Santander cada día mejor”.

Licencida en Ciencias Económicas por la prestigiosa universidad estadounidense de Harvard, Ana Patricia empezó a trabajar en el banco de negocios norteamericano JP Morgan. Allí aprendió el oficio, de 1981 a 1988, “trabajando una cantidad increíble de horas”, recordaba hace una década en una entrevista al diario económico británico Financial Times (FT).

Publicidad

En 1988 entró en la entidad bancaria dirigida por su padre, cuando ésta estaba siendo transformada por Emilio Botín de banco regional a imperio internacional.

Miembro un año después del comité de dirección de la entidad, en 1992 fue nombrada directora general a cargo del desarrollo en Latinoamérica y del banco de inversiones.

Entonces “tuve que demostrar lo que valía, como cualquier otra persona”, explicaba al FT.

 

Nuevos desafíos

Publicidad

En 1999, esta mujer de brillante carrera dejó sus funciones de dirección en el Banco Santander para hacer una breve incursión en las actividades de asesoría, ante de ser nombrada en 2002 a la dirección de una de las joyas del grupo presidido por su padre, el banco español Banesto.

Tres años después era nombrada “empresaria” del año por Financial Times, mientras la revista Fortune la situaba como la novena mujer más poderosa de la esfera económica mundial.

En diciembre de 2010 llegó una nueva promoción para esta banquera, que a diferencia de su padre habla perfectamente inglés: nombrada consejera delegada Santander UK, se convirtió en la primera mujer en dirigir un gran banco en Reino Unido.

Esto le valió ser apodada la “princesa de Santander” por el diario Sunday Times.

Muy discreta sobre su vida privada, Ana Patricia Botín, que concede pocas entrevistas, mantuvo ese puesto hasta ahora, al tiempo que era consejera no ejecutiva de Coca-Cola.

Su experiencia internacional debe ayudarle a proseguir la expansión iniciada por su padre, partidario también de una estricta política de gestión de riesgos, que permitió al grupo escapar a la crisis del sector bancario español tras la explosión en 2008 de la burbuja inmobiliaria.

Pero la situación bancaria y empresarial en España ha evolucionado desde la época en que Emilio Botín tomó las riendas del banco, antes en manos de su padre y de su abuelo, subrayaba Jaime Velasco Kindelán, autor de un libro sobre el poderoso banquero español, en declaraciones a la televisión pública española.

“El accionariado de Santander ha cambiado mucho desde que él llegó a la presidencia. Ahora está más de un 60% en manos de inversores institucionales internacionales a los que el apellido Botín no les impone demasiado y que no quieren saber nada de nepotismo”, advertía.

AFP

Más de Equipo Emedemujer

6 razones por las que el amigo de tu novio te desespera

Así como nosotras tenemos a una mejor amiga, tu pareja también tiene...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *