Básicos que debes saber sobre el síndrome de vaginismo

El vaginismo es un tipo de disfunción sexual que produce una contractura involuntaria de los músculos perineales de la vagina en el momento que se intenta la penetración, provocando el cierre del introito vaginal impidiendo el acto sexual. La persistencia de esta contracción de la vagina lleva a que cualquier intento de coito sea desagradable y súper doloroso.

Existen diversos niveles de vaginismo, desde el ligero que solo produce rigidez y no obstaculiza la respuesta sexual, al intenso o severo que impide la penetración de cualquier forma incluidos los dedos, tampones o cualquier instrumental que se acerque a la vagina con la intención de penetrar.

Esta disfunción sexual es poco común y sus causas están relacionadas tanto con conflictos psicológicos como con factores físicos. Las experiencias traumáticas, los abusos sexuales o el miedo a contraer enfermedades de transmisión sexual son algunos de los agentes que pueden provocar el síndrome de vaginismo.

Publicidad

Los síntomas pueden variar de mujer a mujer, pero pueden incluir, entre otros:

-Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia), con opresión y dolor que pueden arder o picar

– La penetración es difícil o imposible

– Dolor sexual a largo plazo con o sin causa conocida

– Dolor durante la inserción del tampón

Publicidad

– Dolor durante un examen ginecológico

– Espasmo muscular generalizado o interrupción de la respiración durante el intento de relación sexual.

El dolor puede variar de leve a severo y, aunque el vaginismo no evita que las personas se exciten sexualmente, puede provocar ansiedad a la hora de mantener relaciones sexuales, por lo que las mujeres que lo padecen intentan evitar el sexo o la penetración vaginal.

Fotos: Archivo Eme de Mujer