Básicos para saber si los riñones están dejando de funcionar

Los dolores relacionados con los riñones, son sin duda, los más dolorosos es por ello que debemos detectar a tiempo este tipo de enfermedades renales crónicas.

Algunos de sus síntomas tempranos son:

Falta de apetito.
Malestar general y fatiga.
Dolor de cabeza.
Prurito, resequedad de la piel y picazón generalizada.
Náusea.
Pérdida de peso sin proponérselo.

riñones

En etapas más avanzadas, los síntomas de la disminución de la función renal pueden abarcar:

Publicidad

Hipertensión.
Cambios en la cantidad y número de veces que orina.
Cambios en la apariencia de la orina.
Sangre en la orina.
Hinchazón en piernas y tobillos.
Dolor en la zona de los riñones.
Dificultad para dormir.
Falta de concentración.
Dificultad para respirar.
Mal aliento y un sabor metálico en la boca.

Estos síntomas pueden empeorar si la función renal disminuye. Sin embargo, los síntomas son muy generales y pueden ser causados por otras enfermedades.

Un análisis de orina puede revelar proteína u otros cambios. Estos cambios pueden surgir desde 6 meses hasta 10 años o más antes de que aparezcan los síntomas. Las pruebas a través las cuales se puede detectar este padecimiento son:

Depuración de creatinina.
Niveles de creatinina.
 Niveles de nitrógeno ureico en sangre o BUN, por sus siglas en inglés. El nitrógeno ureico se forma cuando las proteínas se descomponen.

Publicidad

La forma más sencilla y efectiva para prevenir las enfermedades renales es el consumo de agua. El agua es tan importante para el cuerpo humano que este puede durar semanas sin comida, pero sólo un día sin líquido. El fluido sirve para regular la temperatura del cuerpo a través de la transpiración, y el riñón se encarga de eliminar los desechos a través de la orina. Es recomendable consumir como mínimo 8 vasos de agua al día.

Foto: Archivo Eme de Mujer