Básicos sobre la depresión sonriente que debes conocer

Romantic couple in love gesturing a heart with fingers

La depresión es una de las patologías más complicadas de detectar de acuerdo al Instituto Nacional de Salud Mental, un aproximado del 10% de la población de Estados Unidos sufre depresión, que es 10 veces más que aquellos que sufren trastorno bipolar (1%) y la esquizofrenia (1%).

Entre todas las depresiones que hay destaca una a la cual se le denomina “depresión sonriente“, un tipo de depresión que se caracteriza porque el afectado oculta su verdadero malestar emocional y los síntomas depresivos llevando aparentemente una vida normal e incluso mostrando una gran felicidad ante los demás. Vive la depresión de forma interna y hace grandes esfuerzos en su día a día por esconder su situación real, puede mostrarse como alguien muy sociable y amable. Por ello, este tipo de depresión es más difícil de detectar y de ponerle solución.

Según los expertos, las personas más sorprendidas cuando se dan cuenta que tienen algún tipo de depresión, son precisamente los que sufren de lo que se denomina “depresión sonriente”. Muchos, ni siquiera conocían el término.

La depresión sonriente es parecer feliz ante los demás, literalmente sonreír, mientras por dentro están atravesando por síntomas depresivos.

Publicidad

Suele pasar desapercibida, y además, quienes la sufren descartan a menudo sus propios sentimientos y los dejan de lado.

Alguien que está atravesando por una crisis emocional como una decepción amorosa, un desafío profesional u otro motivo de tristeza, podría estar sintiéndose mal por dentro, pero por fuera demostrar todo lo contrario.

SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN SONRIENTE

Sentimientos de ansiedad
Miedo
Ira
Fatiga
Irritabilidad
Desesperanza
Desesperación
Dificultades para dormir
No disfruta de actividades placenteras
Pérdida de líbido

Publicidad

¿Quienes son más propensos a ocultar la depresión?

La depresión oculta o encubierta tras una sonrisa se observa con más frecuencia en:

Personas reservadas e introvertidas a las que les cuesta hablar de sus problemas o transmitir sus emociones y preocupaciones.

Personas con una gran responsabilidad que tienden a ocuparse de todo y no se permiten ningún momento de flaqueza o debilidad.

oficina

Personas muy perfeccionistas con un alto grado de autoxigencia y que no se permiten a sí mismos errar en ningún aspecto de su vida.

La mayoría de estás personas enfrentan una lucha contra la tristeza, ataques de pánico, baja autoestima, insomnio, y en algunos casos más graves, pensamientos suicidas.

SUICIDIO: EL ENEMIGO DE LOS DEPRESIVOS SONRIENTES

Las personas que sufren depresión sonriente, tienen una amenaza acechando su vida: el suicidio. Generalmente, las personas que sufren de depresión severa clásica, pueden tener pensamientos suicidas, pero no la energía para actuar sobre sus sentimientos.

La depresión sonriente puede ser más peligrosa que una depresión clásica que evidencia su sentir y puede identificarse y tratarse oportunamente.

Este problema de salud mental es de los más tratables, ya sea con asesoramiento o con psicoterapia. Si conoces a alguien que pueda estar sufriendo de una depresión sonriente, no dudes en buscar ayuda.

Lo más probable es que lo niegue, pues ven como un signo de debilidad el buscar ayuda.

Algo que puede ayudar a que se abra, es que alguien de confianza, un amigo muy cercano o un familiar practique con él un intercambio de sentimientos o preocupaciones, para ayudar a aliviar los síntomas.

Fotos: Archivo Eme de Mujer