Cómo planear una boda (y no volverse loca en el intento)

Planear una boda es una pesadilla. Y no importa si será en un salón con 500 personas o en el patio de tu casa en Cuernavaca con poca familia, la logística debe ser im-pe-ca-ble. Y sí, obviamente lo más importante es que vas a casarte con el amor de tu vida, pero después de que acabe esa emoción, llegará el estrés, la ansiedad y las preocupaciones de la fecha, el vestido, el tema y la luna de miel que todavía no puedes costear.

Planear una boda sin una wedding planner no es fácil, mucho menos si no tienes tiempo para hacerlo, pero si es lo único que tu presupuesto permite, tendrás que hacer lo imposible para mantener la cordura.

Enfócate en UNA cosa cada semana

Tienes que empezar haciendo listas de TODO lo que necesitas hacer. Luego vas a estresarte y deprimirte un poco porque no tienes ni idea de cómo empezar. Pero para dar el primer paso, es importante que ataques una tarea por semana, o incluso por mes (si hay mucho tiempo disponible). De esta forma no te saturarás y empezarás teniendo pequeños éxitos poco a poco.

Pide ayuda

Estoy segura que tu mamá y tus mejores amigas ofrecerán su ayuda… y la verdad es que no creo que lo hagan sólo para verse bien. Una boda puede emocionar ¡a cualquiera! Acepta su ayuda y dales tareas pequeñas. Y es que sin importar qué tan pequeña sea la tarea, sentirás el alivio de un peso menos sobre tus hombros.

¡Ojo! No olvides agradecerles la ayuda 😉

Publicidad

No le des tanda importancia a la etiqueta del vestido

Si lo haces… llorarás. Las bodas cuestan mucho dinero, sin importar qué tan pequeñas o sencillas sean. Pero la clave está en recordar que no tienes que pagarlo todo de un jalón. La mayoría de las empresas y vendedores requieren un depósito primero, y si tu boda será todavía en un año, puedes ir ahorrando poco a poco o pagar las cosas a meses en intereses.

No te quedes con la primera opción

Todos los vendedores querrán comprarte, y es posible que algunos sean más flexibles que otros. Lo ideal es que cotices con diferentes compañías y al final tomes una decisión con base en el precio y calidad que tenías en mente.

Haz ejercicio

Oh, ya sé que no tendrás ni el tiempo de PENSAR en hacer ejercicio, pero trata de hacer un espacio en tu agenda al menos para activarte unos 30 minutos. El ejercicio regular no sólo te ayudará a desahogarte y desestresarte, sino que te permitirá entrar en tu vestido de novia después de un año de tanto estrés y adrenalina.

Publicidad

Es sólo un día

Si algo malo pasa… no es el fin del mundo. Yo sé que tu boda será un día especial e importante para ti, pero es sólo UN día de todos los que te esperan. No importa si llueve o si tu tío se pone borracho, tendrás al hombre de tus sueños al final del día.

Planea tu boda para TI y tu prometido, para nadies más

Los miembro de tu familia querrán involucrarse y exigir o demandar cambios en tus planes… y si están ofreciendo asistencia financiera, será difícil decirles que no. Pero no debes sentirte presionada a hacer algo que no quieres hacer en el día de TU boda. Recuérdalo.

O… contrata a alguien que te ayude a planear

Una de las mejores decisiones que puedes hacer es apoyarte en un profesional que se encargue de planear la boda de tus sueños. Ganesha Wedding, por ejemplo, es una excelente opción ya que garantizan un trato totalmente personalizado, conocen y platican con cada cliente sobre el concepto y cada detalle con el fin de lograr una boda con personal propia.

Su principal objetivo es crear ambientes únicos y maravillosos que reflejan la personalidad de cada pareja, y garantizan un día inolvidable.

Por: Andy Bouchot

Fotos: Cortesía