“El Grinch,” la peli que no te puedes perder esta Navidad

Lo has leído, visto en caricatura, en musicales, en la pantalla grande con Jim Carrey y ahora, con la voz de Eugenio Derbez. ¿Nuestro corazón no es 2 tallas muy pequeño para necesitar otro Grinch en nuestras vidas?

La última versión animada del enemigo de la Navidad más popular no es estrictamente necesaria, pero en realidad es muy divertida, y lo suficientemente diferente para sentirse fresca.

TODOS conocen al Grinch; el amargado hombre verde que decidió robarse la navidad simplemente porque hacían mucho ruido. Su corazón era 2 tallas muy pequeño. Fin. Generaciones enteras han crecido con esta historia en diversas presentaciones, así que el filme no contiene muchas sorpresas.

El Grinch vive sólo y enojado en una cueva en las afueras de Villaquien, donde sus habitantes adoran y anticipan la Navidad. Por 53 años, el Grinch se amargó en su cueva odiando las festividades hasta que finalmente decide robarles la Navidad literalmente. Al final, conmovido por el espíritu navideño persistente de los Quien, pese a la falta de regalos, el Grinch decide regresar lo que robó, aprendiendo una gran lección en el proceso.

Publicidad

Cuando el Grinch es tan obviamente amargado y los Quien unidimensionalmente amables, es fácil entender las lecciones morales del libro original de Dr. Seuss.

La película es muy divertida. Los chistes son buenos y Eugenio Derbez hace un excelente trabajo como uno de nuestros villanos favoritos de esta época. Los niños seguramente se divertirán a montones, e incluso los adultos reirán.

Sin embargo, el intento de crear mayor empatía con el personaje no es tan encantador como lo fue con Mi Villano Favorito. El Grinch obtiene un contexto sorprendentemente trágico y, como en el libro, tiene un corazón muy pequeño y zapatos muy ajustados. Como resultado, la lección de la amabilidad y calidez en esta época se vuelve un poco difícil.

Quiero hacer énfasis a uno de los mejores personajes de la película; Max, el perro del Grinch. Si bien el Grinch llega a ser muy pesado con él, es obvio que ambos personajes se tienen cariño. Y no hay mejor forma de agregarle calidez a una película que con un perrito de caricatura <3

Publicidad

Al final, el Grinch no es tan malo como creías, y aunque no es la persona más agradable del mundo (ni el más higiénico), podrás entenderlo un poco más gracias al contexto que le dieron en esta película.

Por otra parte, humanizarlo también le roba al personaje la villanía simple y burlona que lo convirtieron en uno de los mejores personajes de Navidad de la historia. Pero al final del día, es una peli que entretiene con una hermosa lección. ¿Qué más necesitamos para esta linda época?

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot

5 cosas que debes saber de Roma

Ya disponible en Netflix
Leer más