El mezcal: La bebida perfecta, ¡no provoca cruda y limpia heridas!

El mezcal es considerado una de las bebidas más representativas de México y un elixir digno de los diosas con múltiples personalidades, mismo que se puede disfrutar de muchas formas. Al mezcal lo beben tanto hombres como mujeres, y es un brebaje tan versátil que se presta para enaltecer los buenos momentos de la vida. Es un fiel “alivio” momentáneo para olvidar las penas, desamores, hacer llevadero el trabajo duro o hasta darse valor para algo en especial.

Su nombre proviene del nahuatl “mexcalli”, Meztl (maguey o agave) e Ixcalli (cocido), que pasa posteriormente por un proceso de fermentación y destilación artesanal. La tierra mexicana donde el mezcal forma parte del día a día, es Oaxaca, principal región productora de este producto con Denominación de Origen, que goza de suelos, clima y variedades de agaveincomparables, factores que le han dado prestigio y reconocimiento a nivel mundial.

Una de las casas de mezcal más reconocidas de su estado es Oro de Oaxaca, que brinda desde hace más de 30 años una bebida mágica decolor ámbar, nacida del fruto del agave y de los procesos artesanales de antaño junto con tecnología actual.

Publicidad

Se dice que en algunas poblaciones pequeñas de Oaxaca, el mezcal es considerado un remedio medicinal idóneo para limpiar heridas. Es el agua bendita que le da buena suerte a las milpas y la forma de conectarse con los muertos. El mezcal es también el líquido que usan los chamanes para darle sentido a sus ceremonias ancestrales.

El misticismo del mezcal proviene de una leyenda que cuenta que un rayo, al caer sobre el agave, hizo la primera tatema y que fue así como se obtuvo la mágica bebida.

Es por ello que se le considera legado del cielo y un elixir de los dioses. En tiempos ancestrales se consumía en ceremonias religiosas y que este líquido,con sus propiedades mágicas, producía en el organismo un efecto similar al de un tónico. Por todo ello la voz popular recomienda: “para todo mal, mezcal; y para todo bien, también”.

El mezcal no genera resaca, un poderoso don del que no gozan las demás bebidas alcohólicas. Esto se debe a que la destilación del mezcal es orgánica y por las condiciones donde se cultiva, no se necesitan conservadores, fertilizantes ni sustancias sintéticas para fabricarlo.

Publicidad

Fotos: Archivo Eme de Mujer