¿Hijos berrinchudos? Quizá seas una mamá malvavisco

Si tienes entre 30 y 45 años y eres incapaz de decirle no a tus hijos esta nota te interesa.

Verás, si como mamá eres una mujer permisiva y condescendiente en la educación de tus hijos, a quienes no les pones límites, los especialistas te definen como madre malvavisco ya que eres suave como un bombón y un dulce con tus hijos.

Y es que uno de los errores más recurrentes que comenten estos papás es que se ponen al nivel del niño, y no les hacen saber que dentro de las familias existen jerarquías y que los padres son los responsables y son quienes cuidan y protegen a los infantes.

Es por eso que suelen responsabilizar a los maestros, a los abuelos o a quienes los cuidan de su mal comportamiento, pues estos pequeños en su mayoría no conocen el sentimiento de frustración; pues los padres no tienen la conciencia de que sin disciplina y sin reglas no están educando al niño para enfrentar al mundo.

Publicidad

Características del papá permisivo:

– Rasgos de carácter: suave; sus reglas son básicas o nu­las. Necesitan aceptación, incluída la de sus niños.

– Frase: “Veme como tu amigo”.

– Consecuencias: los pequeños son caprichosos, autoritarios, berrinchudos, manipulan al papá, son como “dictadores o gobernadores”; sus límites son difusos o inexistentes. Suelen expermientar frustra­ción en la adultez.

Publicidad

– Lo positivo: son creativos e independientes.

– ¿Cómo mejorar? Ubicar y trabajar la culpa y fijar reglas a los pequeños.

SIN TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN

Los hijos de padres malvavisco son niños que no logran desarrollar una tolerancia a la frustración y rivalizan en la escuela o en la familia porque no están acostumbrados a recibir una negativa como respuesta.

Características de los hijos de padres malvavisco:

– Van a hacer berrinche ante un no, son niños que siempre van a buscar que los padres puedan complacerlos en todo y donde estén.

– Son niños que dentro de la escuela no siguen normas y sin importar el grado escolar no logran trabajar con sus compañeros de clase.

– Debido a la falta de reglas y de hábitos los niños también presentan trastornos alimenticios y del sueño.

Los hijos de padres malvavisco también corren el riesgo de ser rechazados por su comportamiento en su entorno de convivencia habitual y en caso de ser adolescentes tendrán una etapa muy complicada, pues llegan a ella sin capacidad de frustración, lo que puede volverlos agresivos y sin un buen rendimiento escolar constante y que son proclives a las adicciones.

Fotos: Archivo Eme de Mujer