La alta costura se rinde al caftán

Es el traje de gala por excelencia en Marruecos: el caftán, esa la prenda tradicional, es la máxima expresión de la elegancia, ha inspirado a grandes diseñadores como Yves Saint Laurent y se exporta ahora como producto de lujo en todo el mundo árabe.

Este vestido tradicional largo, que se acompaña generalmente con un cinturón ceñido llamado “hezam o mdamma” el cual puede estar elaborado de tela o de metal noble, es una ropa que se lleva en ocasiones señaladas, familiares u oficiales.

Los costureros y estilistas marroquíes han logrado adaptar el caftán a las últimas tendencias hasta adquirir cierta versatilidad, sin perder su carácter de “traje de ceremonia” por excelencia.

Y es que con el paso del tiempo el caftán ha ido consolidando su posición como prenda obligatoria en cualquier acontecimiento social y familiar, en fiestas religiosas como el mes de ayuno del Ramadán o incluso en pequeñas recepciones entre amigos.

En importantes actos oficiales, dentro o fuera del país, las mujeres marroquíes lucen con suntuosidad su caftán como una muestra de máxima elegancia en inauguraciones, cócteles o recepciones diplomáticas.

Publicidad

“El caftán ha sido siempre la base de nuestra vestimenta de gala que se ha ido modernizando. De una prenda que se llevaba principalmente en las bodas ahora se lleva en distintas ocasiones”, cuenta la costurera Saadia Rhoura.

Rhoura explica desde su taller en plena medina de Rabat que la demanda del caftán suele ser regular todo el año, pero alcanza su cúspide a partir de la segunda quincena del mes de ayuno cuando las clientas piden caftanes ligeros para el “aid” o la fiesta del fin de Ramadán, o en verano, momento preferido para celebrar las bodas.

Los estilistas más modernos se han atrevido incluso a “acortar” el caftán por encima de la rodilla, y ahora hay variantes para llevarlo combinado con un pantalón.

Debido a su alto precio, Saadia asegura que algunas mujeres optan por alquilarlo para cada ocasión, pues una regla no escrita dice que no hay que volver a usar 2 veces el mismo caftán.

Hacer un caftán es un trabajo complejo que requiere tiempo, además de la participación de varias personas: el que hace el diseño, el encargado de adornar o bordear la tela, el que hace la “sfifa” y el que hace el cinturón.

Publicidad

Hace ya mucho tiempo que el caftán dio el salto a la alta costura europea desde que en los años sesenta el diseñador Yves Saint Laurent, lo incorporara a una colección.

Más tarde también inspiró a grandes de la moda como Oscar de la Renta, Kenzo, Jean Paul Gaultier o Christian Lacroix.

Tomado de El Universal

Foto: El Universal

Tags from the story
, ,
Escrito por
Más de equipo eme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *