La “Netiqueta”, los nuevos códigos de la virtualidad

redes sociales, mujer, computadora
redes sociales, mujer, computadora

En cuestiones sociales, siempre han existido usos y costumbres que hacen a la convivencia. Vivimos tiempos de virtualidad y la etiqueta – las cuestiones protocolares a observar en distintos actos – tiene hoy su variable online. La “netiqueta” es un protocolo con reglas no escritas para que, entre otras cuestiones, la comunicación sea amable, respetuosa y constructiva.

Obviamente, no es lo mismo la comunicación con amigos que hablar de un tema corporativo, por ejemplo. Aquí, algunas cuestiones que siempre es bueno tener en consideración en las redes:

[email protected]: así en la vida virtual como en la real, es un valor innegociable. Escribe en horarios apropiados, aun cuando la otra persona tenga la potestad de silenciar sus notificaciones. Cuida las formas, sé amable. Ten en cuenta posibles diferencias horarias con otros países.

mujer computadora

Sé cordial: todos queremos que nos traten bien y volveremos una y mil veces a los lugares en los que eso sucede. La virtualidad bien entendida se nutre de conductas amables y respetuosas; el aparente anonimato de una pantalla no otorga impunidad. Nuestras conductas virtuales también tienen consecuencias. Evita ventilar tu ira en las redes, dejar audios furiosos en WhatsApp, etc. Cuenta hasta 10 antes de emitir.

Publicidad

No spamees: no envíes lo que no querrías recibir. Esto incluye mails, videos, fotos, etc. Evita etiquetas no autorizadas en muros ajenos, cadenas de la buena suerte, etc. No hay normas fijas acerca de qué es mucho o qué es poco en materia comunicacional, por lo que se impone el uso del sentido común. Si es una invitación, por ejemplo, con un par de recordatorios, está bien. El refrán “lo que abunda, no daña” no aplica a la virtualidad.

A cada publicación, su red: si utilizas redes sociales, es bueno que las explores y conozcas los usos y costumbres de cada una. Si bien cada quien es libre de usarlas como le agrade, Instagram tiene códigos distintos a Facebook, por ejemplo. La mejor manera de aprender es observar, experimentar y preguntar.

Evita cuestiones muy personales: ¿recuerdas la frase “los trapitos sucios se lavan en casa”? Evita hacerlo en línea. Siempre es preferible tener una charla con alguien de confianza, un amigo o un terapeuta. Cuando ventilamos cosas íntimas en las redes sociales, por ejemplo, no sólo nos exponemos a cantidad de consejos y opiniones no solicitadas, sino que abrimos una puerta imposible de cerrar.

Sé amable en la escritura: nadie pide que tengas una maestría en literatura, pero sí que conozcas las reglas básicas. Las mayúsculas equivalen a gritar. Si no eres millenial, las abreviaturas pueden sentirse muy molestas. Sé conciso y evita irte por las ramas.

Publicidad

Tu comodidad puede ser la incomodidad del otro: vale que estés muy ocupado y no tengas tiempo de tipear, pero nadie tiene ganas de escuchar un audio/monólogo de tres minutos en horario laboral. En todo caso avisale a la otra persona que la llamaras luego y conversan largo y tendido.

Cada cosa en su lugar: sobre todo en cuestiones sentimentales. Si estás buscando pareja, existen lugares específicos y de excelentes resultados como las apps de citas. No da que ligues en una red laboral como LinkedIn, por ejemplo. Para relaciones comprometidas, te recomiendo Match.com, el portal pionero en la búsqueda de pareja online. Si vas a escribirle a ese hombre o mujer que te agrada, hazlo con cortesía y el mismo cuidado con que te agradaría te escriban a ti.

 

Foto: Archivo Eme de Mujer

Tags from the story
, ,
Más de Valeria Schapira