Las mejores zonas para recibir besos y no contamos la boca

Los besos son sin duda la llave a la puerta de la pasión, es por ello que platicamos con Yao Peña, educadora de la sexualidad de DKT de México, quien nos dio una guía de sensibilidad para que hagas un recorrido sexual con tu pareja usando solo los labios por estas zonas:

Cuello: Es un lugar donde se acumula tensión y combinar un buen masaje con besos hace que sea propensa a la excitación y si le agregas el calor de la respiración o palabras, se calentará el ambiente en segundos.

Orejas: Las zonas más alejadas de los genitales, son altamente excitantes, en este caso un simple roce de labios se nos agita todo el cuerpo. El lóbulo y la parte trasera son las partes más sensibles, sobretodo en los hombres.

Clavícula: Al igual que las zonas anteriores, esta puede ser estimulada durante el juego previo mientras se quitan la ropa, hay personas que se excitan muchísimo tras recibir succión en el área (los famosos “chupetones”).

Publicidad

Espalda: Es una zona muy amplia con la que puedes jugar manteniéndote arriba e ir bajando poco a poco con besos que te pondrán [email protected], tú decides hasta qué zona quieres llegar. Es la conexión a varios puntos erógenos.

Costillas: Justo debajo de los brazos y cerca de los pechos, en las mujeres provoca muchas cosquillas, por lo que se volverá divertido y sensual el acto.

Cadera: Es una zona sensual y muy cerca de los genitales, por lo que jugar con las zonas cercanas (el inicio de los glúteos, ingles y muslos) desarrollará un camino a seguir donde ambos saben que el próximo destino será aún mejor.

Interior del muslo: Tanto para el hombre como la mujer, está zona es de la más sensibles, con solo pasar los dedos la piel se eriza, ahora imagina pasando tus labios.

Publicidad

No solo existen estos puntos, está en ti encontrar los de tu pareja y la única forma es experimentando. Tal vez no romperás el récord por el beso más largo, pero recordarán ese momento durante un largo tiempo y querrán volver a repetir la pasión que se generó entre ustedes.

Fotos: Archivo Eme de Mujer