Personas tóxicas que debes evitar en la oficina

Las personas tóxicas desafían la lógica; algunas no notan el impacto negativo que tienen en los demás, y otras simplemente viven encantadas con el caos que llevan por doquier.

Por muy importante que sea aprender a lidiar con este tipo de personas, la verdad es que no merecen ni tu tiempo ni tu energía… pero aún así se merecen un artículo 😉

  1. La chismosa: Los chismosos obtienen placer a expensas de la desfortuna de los demás. Será divertido meterse en la vida de otros, pero con el tiempo se vuelve cansado e inhumano. Hay tantas cosas positivas en la vida que suena injusto (para uno mismo) gastar tu tiempo en hablar mal de los demás.
  2. El temperamental: Hay personas que no tienen control sobre sus emociones; de repente te harán sentir mal y otras veces serán tus mejores amigos. Son tan extremistas que nunca sabrás de qué humor está o en qué momento empezará de malhumorado.
  3. La víctima: Las víctimas son difíciles de identificar porque inicialmente te sientes mal por ellas y sus problemas. Pero mientras pasa el tiempo, empiezas a darte cuenta que siempre están mal y SIEMPRE tienen problemas. Sus malos ratos no los aprovechan para aprender y seguir adelante, son más bien su desahogo y forma de llamar la atención. Como dice el dicho: “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”.
  4. El envidioso: Para la gente envidiosa, el pasto siempre será más verde en otro lado. Incluso cuando algo bueno le pasa a la gente envidiosa, no se sienten satisfechas al respecto. Siempre medirán su fortuna comparándola con la de los demás. Y hay que ser honestas, siempre habrá alguien mejor que tú, ¡no vale la pena!
  5. La manipuladora: Los manipuladores absorben tiempo y energía bajo un disfraz amistoso. Pueden ser complicados porque te tratarán bien al principio, pero cuando menos te lo esperes, te pedirán algo y pronto estarás dando, dando, dando y dando y nunca recibiendo.
  6. El Dementor: En los libros de Harry Potter, los dementores son criaturas malévolas que le quitan la felicidad a las personas. Cuando hay un dementor en la oficina, el ambiente se oscurece, todos piensan cosas negativas y simplemente nadie se siente a gusto. En lugar de pensar que su vaso está medio lleno, siempre está medio vacío y no son capaces de motivar a nadie.
  7. La arrogante: La gente arrogante son un desperdicio de tiempo porque TODO lo ven como un reto personal. La arrogancia es la falsa confianza y causa mucha inseguridad. Un estudio americano demostró que además está relacionada con la mayoría de los problemas de la oficina, ya que los arrogantes no son buenos trabajadores y nadie puede llevarse bien con ellos.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *