¿Qué tan importantes son las matemáticas en los niños?

Los expertos predicen que el 87% de las profesiones del futuro tendrán como base las matemáticas. Dicha ciencia no solo representará el área en donde existan mayores oportunidades laborales, sino también donde se encuentre el trabajo mejor remunerado. De acuerdo con el Banco de España “tener una buena competencia matemática explica o incrementa la posibilidad de que nuestro sueldo aumente un 22% en comparación con una persona que no cuenta con la misma capacidad”. Las disciplinas CTIM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) son responsables de proporcionar una mayor rentabilidad a los estudios en el mercado laboral y, por lo tanto, pueden aumentar las posibilidades de obtener un empleo más seguro. Cabe mencionar que la demanda de empleo para las disciplinas CTIM crece más en comparación con otras carreras.

Nosotros como padres y madres, tenemos la enorme responsabilidad de despertar el interés por las matemáticas en nuestros hijos. Hablar de forma positiva sobre la asignatura es un factor clave. Nuestros hijos nunca deben escucharnos decir: “a mí no se me dan los números, yo soy más de letras” o “no soy bueno en matemáticas”. Ellos interiorizan esos mensajes, lo cual influye en su actitud hacia el aprendizaje de las matemáticas. Debemos tener muy claro que los niños con buenas matemáticas son niños con un futuro más brillante. Recuerdo que una conocida periodista alguna vez me comentó que ella no pudo estudiar Medicina, su verdadera vocación, porque en el colegio tuvo problemas para aprobar matemáticas. No dejemos que las matemáticas sean un motivo por el cual nuestros hijos se cierren las puertas hacia su verdadera vocación, hacia sus sueños.

Tenemos por delante el reto de actualizar los métodos de aprendizaje para enfatizar el razonamiento y la resolución de problemas, es decir, tenemos que enseñar a los niños a comprender los fundamentos y conceptos, no a resolver mecánicamente los ejercicios. Tomemos ventaja de la mejor tecnología a nuestro alcance para personalizar los contenidos al ritmo y capacidad de cada niño para explotar su máxima capacidad, al ritmo que le resulte cómodo y así pueda aprender sin frustraciones.

Confío firmemente en iniciativas para mejorar la educación que han surgido en los últimos años en el mundo, como el Método Singapur, centrado en matemáticas importantes, o el Método ABN, que enfatiza el uso de materiales manipulativos. No debemos dejar de lado las alternativas que llegan de la mano de la tecnología y la inteligencia artificial, como el método online Smartick que, gracias a su inclusión, permite adaptar los contenidos al ritmo y capacidad de cada niño, logrando un mejor aprendizaje e impulsando que se desarrolle y mantenga una mejor relación con la asignatura.

Publicidad

Por: Javier Arroyo, cofundador de Smartick, plataforma en línea para el aprendizaje de las matemáticas para niños de 4 a 14 años. Graduado en Harvard Business School, Economista y MBA por la École de Commerce Solvay.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot