Ready Player One, la peli que DEBES ver estas vacaciones

El legendario Steven Spielberg hizo una película de geeks, por los geeks para los geeks… ¡y lo hace increíble!

Al introducir la premiere de Ready Player One en la Ciudad de México, Steven Spielberg nos dijo, en holograma, que Ready Player One no sólo era “una increíble historia de aventura, sino también una mirada a un futuro potencial que tal vez no está tan lejos de lo que imaginamos.”

La adaptación del libro de Ernest Cline, Ready Player One es colorida, frenética, divertida y nostálgica. Está llena de guiños de la cultura pop de los años 80, así que va a generar recuerdos y emociones, tanto de chavos, como de adultos.

Esta película, que ha dado tanto de qué hablar, es un comercial diseñado a dar TODO un espectáculo. Y de hacerlo de la manera más GRANDE y rápida posible. Dentro de los primeros 5 minutos, ya sabes TODO lo que tienes que saber sobre este nuevo mundo: es el año 2045 y todos (literal, todos) escapan su realidad adentrándose a un mundo virtual paralelo llamado OASIS. El objetivo de la historia y de los protagonistas es encontrar un Easter Egg en este mundo, un tesoro que dejó el dueño de OASIS, James Halliday (Mark Rylance) con el cual invita a sus jugadores a enfrentar retos y encontrar misterios en su juego. En teoría suena fácil: Resuelve 3 acertijos, consigue 3 llaves, encuentra el Easter Egg y ganarás el control total de OASIS, así como la fortuna de Halliday. Y como lo verás en la película, no es tan fácil como parece.

Publicidad

Para cualquier director, Ready Player One era un canvas en blanco… y nadie mejor que Steven Spielberg para aprovechar TODOS los recursos cinematográficos que sabemos que le encantan. El OASIS de Spielberg en pantalla es una maravilla visual; es obviamente generado por computadora para realzar el hecho que, a pesar de lo real que se siente, sigue siendo un videojuego, pero también se ve lo suficientemente real, como para no asimilarse a una caricatura.

Las escenas de acción tienen su peso y sus consecuencias. Y está saturada de referencias de la cultura pop, algunas obvias (como el Gigante de Hierro), y otras no tan obvias. Y es verdaderamente divertido estarlas buscando y reconociendo. En manos de otro director, la película seguramente no sería tan maravillosa, pero Spielberg encuentra el balance perfecto. Sabe exactamente cuándo enfocarse en los personajes y sus relaciones, y cuándo en las escenas de nostalgia.

Lo que personalmente me encantó del filme, es que Ready Player One es una película genuina y divertida, de principio a fin. El uso tan inteligente de la comedia hace que la película larga ni siquiera se sienta (140 minutos, nada de extrañar de Spielberg).

Si hay un significado más profundo en la película que Spielberg trató de enfatizar, es que actualmente estamos devaluando la interacción humana y quizá pasamos mucho más tiempo escapando de la realidad humana, de lo que nos gustaría admitir. Y el mensaje no es muy profundo cuando el filme hace que el mundo virtual se vea de MARAVILLA, y el real tan oscuro. Pero Ready Player, más que nada, está diseñado para ser un espectáculo… ¡y vaya que lo es!

Pero, al final, Ready Player One es una película de videojuegos y gamers. Y por más de 2 horas, JAMÁS nos deja de sorprender con su contenido visual y una fenomenal historia de aventura.

Publicidad

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot