Te dejamos los básicos que debes conocer de los vinos y claro, las tendencias vintage en la industria

Hoy estamos viviendo el boom del vino mexicano y al igual que en la industria de la moda donde los estilos de décadas e incluso siglos anteriores resurgen con una nueva mirada, reinventándose y rindiendo honor al pasado, el vino también lo hace.

Como prueba de ello, los expertos de Vinos Balero nos comparten un recuento de tres tendencias que salieron del pasado y que han regresado para posicionarse en el gusto de los millones de paladares mexicanos ¡Sigue leyendo!

MACERACIÓN CARBÓNICA

La maceración carbónica es una de las técnicas más antiguas en la elaboración del vino. En España se utilizó hasta finales del siglo XVIII, cuando la desplazaron nuevos métodos franceses.
Dicho sistema consiste en no utilizar levaduras para la fermentación alcohólica, lo que permite obtener vinos jóvenes, ligeros, menos ácidos, muy aromáticos y de un agradable paso de boca.

Publicidad

VINOS NATURALES

Técnicas como la maceración carbónica forman parte de otra tendencia cada vez más preferida por los consumidores de esta bebida: el vino vivo o natural. Esta es quizá una de las producciones vinícolas más tradicionales, pues se remonta a la Antigua Roma, aunque en ese momento su popularidad era producto de la escasez en alternativas.

Esta categoría de vinos se trabaja de la forma más orgánica posible: la cosecha es a mano, no hay maquinaria para prensar las uvas y la fermentación ocurre en barriles de madera o de barro hasta obtener vino, esto sin contar que se encuentran completamente libres de químicos y pesticidas; lidiando con estas últimas con animales en su lugar.

El resultado es un vino único, pues cada producción es completamente diferente a otra, aún en la misma bodega. Al tratarse de un proceso artesanal, también es necesario tener cuidado y elegir a una bodega de confianza pues cualquier pequeño detalle puede enfermar la uva.

MÉTODO CHAMPENOISE

Publicidad

Por supuesto, no podían faltar los espumosos, con lo cual se marca un nuevo auge del método champanoise, fuera del champagne.

En este, se realiza una segunda fermentación en botella, produciendo CO2 que se integra con el líquido. Esto resulta en la característica textura cremosa de los espumosos.

Si bien existen distintos métodos para la creación de estos vinos, el champenoise es el más tradicional y a la vez el que asegura una mejor calidad de las burbujas y la complejidad del vino, asegurando que la cata de estos sea un éxito.

Si se te antojó una copa puedes buscar un Balero mexicano espumoso, con burbujas finas y bien integradas que podrás combinar con diferentes platillos, puedes encontrar más información en: www.vinosbalero.com

Ahora ya lo sabes, si te consideras amante del vino, ahora tienes tres nuevas opciones para degustar y disfrutar de una copa de vino mexicano. ¡Salud!