5 tendencias de belleza del 2018: ¿valen la pena?

Antes de comprar… investiga bien 

La búsqueda de la piel perfecta parece un camino sin fin. Especialmente con el boom de las redes sociales y las tendencias dándola visibilidad a productos e ingredientes que se utilizan en diferentes partes del mundo.

La verdadera efectividad de una tendencia solamente puede ser comprobada a través de la práctica. Y, para fortuna tuya, no hay mayor riesgo para la piel si realizas una prueba cutánea primero. Sin embargo, probar este tipo de tendencias puede ser MUY costoso.

Oro en la piel

En Corea, las mascarillas de 24k de oro son súper populares porque poseen propiedades antiedad y antiinflamatorias… ¿pero es verdad?

La ciencia tiene respuestas variadas al respecto. Un estudio conducido el año pasado descubrió beneficios cuando se combinaban las nanopartículas del oro con el colágeno y ácido hialurfónico.

Publicidad

Por otra parte, la Asociación Americana de Cirugía Plástica y Estética ha sugerido que esta tendencia hace todo lo contrario de lo que dicen. Las nanopartículas del oro en realidad aceleran el proceso de la edad y alentan el proceso natural de nuestro cuerpo de reparar heridas.

Peelings químicos

El peeling químico es una técnica que involucra exfoliación y eliminación de células dañadas en la piel para promover la regeneración. La piel regenerada se siente más suave después del tratamiento y mejora la apariencia de arrugas y decoloración.

Con eso de que la belleza natural es lo popular ahorita, ésta tendencia no ha llegado con fuerza a México. Y la palabra ‘químico’ parece una señal de alerta, pero no todos los químicos son malos para tu salud.

La mayoría de los ácidos activos utilizados en estos peelings (ácido láctico y salicílico) son derivados de ingredientes naturales.

El tiempo de recuperación varía del tipo de piel y la intensidad del procedimiento, pero es un largo camino por recorrer que puede valer la pena para personas que buscan tratamientos para el acné, líneas de expresión e hiperpigmentación. Y, obviamente, requieres la ayuda de un dermatólogo primero.

Publicidad

Rodillos de jade

El rodillo de jade es una técnica china de masaje facial que consiste en rodar lentamente un pequeña herramienta de jade en movimientos ascendentes a lo largo del rostro y cuello. Se dice que la práctica ayuda en todo; desde estimular la circulación, hasta el drenaje linfático.

Si bien no hay evidencia científica concluyente que demuestre que el jade realmente funciona, hay un beneficio comprobado del masaje facial, hecho más fácil con la presión del rodillo. Por otra parte, en The Huffington Post lo probaron… y no funcionó. Así que, en resumen, el masaje facial sí funciona, pero no necesitas un rodillo de jade para hacerlo.

Los beneficios de la placenta

Hemos escuchado de los beneficios de consumir la placenta, e investigaciones en ratones y células demuestran que la placenta sí puede ayudar en la recuperación de heridas, piel, sensibilidad y daño solar.

¿Pero comprar productos para la piel con placenta es igual? Claramente todavía no hay investigaciones que comprueben su efectividad, pero existe una gran demanda al respecto, así que… yo te recomiendo esperarte a lo que dice la ciencia.

Caracoles

Las cremas y sueros más nuevos parecen tener un ingrediente en común: baba de caracol. Si bien puede sonar menos que ideal al principio, la tendencia en realidad se remonta a Hipócrates. El médico griego presuntamente prescribió una fórmula de mucina de caracol y leche agria para remediar la inflamación de la piel. 

Desde entonces, los científicos coreanos han realizado una amplia investigación detrás de esta tendencia. El ácido hialurónico encontrado en la mucina de caracol no solamente mantiene la piel tersa, sino que también mantiene la hidratación, mejora la hiperpigmentación en incluso mantiene el acné a raya. Osea que.. ¡sí funciona!

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot