Errores de depilación que están arruinando tu piel

depilación
depilación

Seguro empezaste a depilarte desde años, pero eso no quiere decir que lo has estado haciendo bien todo este tiempo. Entre quemaduras, heridas y vellos encarnados, seguro crees que eres una experta, pero tú, como muchas, seguramente has estado cometiendo hasta los errores más básicos.

  • No humectas: Depilar en seco… Auch. Aunque te ahorre tiempo, depilar en seco causa ronchitas rojas en la piel que pueden durar por días. Últimamente se ha vuelto muy popular poner acondicionador para el cabello antes de depilar, pero también existen cremas y geles diseñados para el proceso de depilación. Sin ellos, el rastrillo quema, corta, irrita y daña la piel. ¿Desesperada? Pues al menos usa agua, ¿vale? Aunque tampoco  es la mejor opción.
  • Usas rastrillos desechables por más de una semana: Es en serio, necesitas tirar esos rastrillos después de usarlos una semana. Las navajas sin filo provocan ronchas, irritación y heridas, además de que acumulan muchísimas bacterias. Si quieres unas piernas lisas y suaves, busca el rastrillo ideal, no importa si gastas un poquito más.
  • Te depilas en la dirección incorrecta: Hacerlo en la dirección incorrecta te dará un depilado más cercano, pero también causará más dolor. Y aquellas que tienen piel sensible, es mucho más probable que tengan vellos encarnados gracias a esto. Para evitarlo, no sólo tienes que depilar en dirección del crecimiento del vello, sino que también deberías aplicar un gel que elimine la irritación del depilado.
  • Lo haces lo más rápido posible: Es más fácil que te lastimes, te irrites o hasta falles cuando haces las cosas rápido. La depilación es algo que debes hacer bien, especialmente porque podría dañar tu piel.
  • Aplicas mucha presión: En cuanto a la fuerza que debas aplicar al rastrillo, menos es más. Entre más presión metas, menos alineada estará la piel, y podrías crear ronchitas terminando el proceso. Muchos rastrillos rasuran debajo de la piel, lastimando así a los vellos encarnado y causando infecciones si se usa mucha presión.
  • No te exfolias antes: Para evitar ronchitas o bolitas en la piel, deberías exfoliar tu piel ANTES de depilarte. Al retirar las células muertas, el rastrillo se deslizará mejor sobre la piel. Y es que el proceso de exfoliación no sólo exfolia, valga la redundancia, sino que también limpia y humecta la piel.
  • No humectas tu piel después de depilarte: Es súper importante humectar la piel después de depilarla, y es mucho mejor si lo haces después de bañarte, pues el agua sellará la humedad. Si te saltas este paso, las primeras capas de la piel podrían deshidratarse rápidamente.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Puedes encontrarme en Twitter como @AndyBouchot 😉

Tags from the story
, , , ,
Escrito por
Más de Andrea Bouchot