Tus peores hábitos de belleza

Sin importar qué tan costosa sea tu rutina de belleza, si sigues poniendo en práctica estos malos hábitos, terminarás con un acné horrible, ojeras oscuras, arrugas prematuras, líneas de expresión y un cutis completamente maltratado. ¿Es eso lo que quieras?

  1. Saltarte el bloqueador solar en invierno: El mejor hábito que puedes adoptar a esta edad, es ponerte bloqueador solar, sin importar la estación. A pesar de las apariencias, los rayos UV son IGUAL de potentes en invierno que en verano. Un bloqueador solar de SPF 25 o más, será la mejor inversión que podrías hacer por tu piel y por tu salud a largo plazo.
  2. No desmaquillarte: ¿En serio tengo que repetir lo importante que es desmaquillarse? Pues lo repito por si las dudas: Usar maquillaje durante la noche satura los poros, lo cual podría provocar un caso grave (y muy feo) de acné. Sin importar qué tan cansada llegues a casa, desmaquillarte ES una prioridad.
  3. No exfoliarse (o exfoliarse de más): Ya sea con un exfoliante químico o uno físico, es fácil volverse adicta al proceso. Pero no tienes que hacerlo más de una vez al día, de hecho solamente necesitas hacerlo de 2 a 3 veces a la semana. De otra forma tu piel podría irritarse y hasta lastimarse gravemente.
  4. Usar rímel viejo: Entendemos que un labial podría durante toda la vida, pero un rímel no puede vivir más de 3 meses. Estos pequeños productos son excelentes para acumular bacterias y, por ende, provocar infecciones. Y no entraremos en detalles, pero dado que el rímel se aplica en los ojos, la infección podría resultar desastrosa.
  5. Depilarte mucho las cejas: Depilar tus cejas con pinzas podría dañar tus cejas DE POR VIDA. Tan sólo un simple error podría hacer que el vello crezca en unos meses… y podría crecer mal. Pero si no puedes resistirte, utiliza un espejo SIN aumento para evitar errores a toda costa.
  6. No lavar tus brochas: No hay nada peor que brochas sucias. Es lo mismo que con el rímel, utilizar productos viejos o sucios provoca infecciones y acné en la piel. Con el tiempo, estas brochas acumulan bacterias que podrían transferirse a tu rostro y hasta tu demás maquillaje.
  7. No proteger tu cabello de herramientas calientes: Si ya tienes un protector… ¿por qué no lo usas? Es importante proteger tu cabello del color, o en poco tiempo terminará deshidratado y, en el peor de los casos, quemado. Sin importar qué herramienta de calor utilices, es importante que tu melena esté protegida 😉

Foto: Archivo Eme de Mujer

Puedes encontrarme en Twitter como @AndyBouchot 😉

Tags from the story
, , , ,
Escrito por
Más de Andrea Bouchot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *