“Dragon Ball Super: Broly,” emocionante y nostálgica

“Dragon Ball Super: Broly” es más que una simple continuación del regreso cinematográfico de una hermosa franquicia, y MÁS que el regreso de uno de los personajes más populares de la saga. Es una película animada que lleva la franquicia de Dragon Ball a la cima con una historia moderna con toques de nostalgia. Le es leal al espíritu original de la serie de los años 80 y 90, pero hace los suficientes y apropiados cambios en la historia y los personajes para no afectar el delicado equilibrio de su extraña cronología.

Y ya sé lo que piensan… Broly… ese ya lo conocimos, lo derrotamos… ¿y ahora está de vuelta? Y tienen razón. Primero conocimos a Broly en 1993 con la película “Dragon Ball Z: Broly: El legendario Super Saiyajin.” Y ahora, con “Dragon Ball Super: Broly,” el filme expande su historia ofreciendo un contexto más sentimental (y un poco cómico) entre los Súper Saiyajin.

Si eres fan de Dragon Ball, seguro conoces la historia de Goku, pero la verdad es que sólo lo hemos visto en partes. Y es ahí donde empieza la película; no sólo introduciendo al mejor villano de la franquicia, Freezer (o al menos para mi), sino también a los 3 Saiyajin de nuestros corazones: el príncipe Vegeta, Broly y Kakaroto… o Goku, para los cuates.

Debido al poder loquísimo de Broly, el rey Vegeta destierra al niño a un planeta inhóspito (xD) llamado Vampa. Su padre, Paragus, cree que el Rey hace esto por celos, pues el poder de Broly supera el de su hijo. Es por eso que va en su auxilio, justo a tiempo para evitar la destrucción del planeta Vegeta… cortesía de Freezer, como ya saben.

Publicidad

Esta nueva película nos ayuda a comprender un poco mejor la historia de Dragon Ball mostrándonos al papá de Goky, Vegeta y Broly, y con Akira Toriyama a bordo, le da más valor al humor y al estilo visual que recalca la nostalgia.

Al final del día es una película de Dragon Ball y, como tal, evoca la misma tensión y adrenalina con sus increíbles escenas de acción. Y sí… tal vez grites de emoción cuando escuches el primer “kamehameha” porque SIEMPRE será épico… aunque se escuche más bien como un eco.

Le doy mayor importancia a las escenas de peleas porque son increíblemente nostálgicas. Además, están equilibradas con dosis de humor y momentos entrañables entre personajes. Un toque bienvenido del Dragon Ball original.

En conclusión, es una película de Dragon Ball fenomenal. Si eres fan, la adorarás, y si no conoces mucho de la franquicia, podrás entenderla. No sólo está bien hecha visualmente, sino que ayuda a llenar lagunas de la historia que teníamos hasta el momento.

Publicidad

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Tags from the story
Escrito por
Más de Andrea Bouchot