‘Hotel Mumbai, El Atentado’, un logro lleno de suspenso y terror

‘Hotel Mumbai, El Atentado’, el primer largometraje del director australiano, Anthony Maras, es un drama-documental implacablemente intenso sobre un ataque terrorista islámico en noviembre del 2008 que dejó 164 muertos y 308 heridos en 4 días.

El ataque tuvo lugar en una estación de tren, una cafetería, un templo judío, entro otros lugares, pero la película se centra en el ataque al hotel Taj Mahal Palace. En este hotel gigante, el filme nos da una perspectiva de todo lo que sucede; arriba y abajo, dentro y fuera, desde los puntos de vista de los meseros, la policía, los huéspedes e incluso de los terroristas mismos.

‘Hotel Mumbai, El Atentado’ es una película cautivadora y poderosa en representación de las personas reales que sufrieron estos ataques. No hay una sola escena desperdiciada en este filme, que es ricamente detallado, con un impacto emocional sorprendente.

El elenco de personajes, extraídos de la vida real o ligeramente ficticios incluyen a un arquitecto estadounidense (Armie Hammer) y su esposa musulmana iraní (Nazanin Boniadi), un hombre de negocios ruso (Jason Isaacs), un ingenioso y amable camarero (Dev Patel) y un famoso chef (Anupam Kher).

Publicidad

Hotel Mumbai sumerge al espectador en un dominio paralizante de terror, mientras extremistas sin educación invaden lenta y silenciosamente las instalaciones del hotel, persiguen a los invitados y miembros del personal, convirtiendo a TODOS en su objetivo. Sin suavizar la descripción de su violencia, la película enfrenta el desafío de mostrarle a la audiencia cómo las personas de todas las clases, culturas y religión encuentran la valentía y la fuerza para unir fuerzas y sobrevivir.

Es imposible rendirle homenaje a las miles de historias de las personas reales involucradas, pero la narrativa de ‘Hotel Mumbai, El Atentado’ logra crear tensión, simpatía y un gran sentido de supervivencia, sin importar los diferentes lugares en la cadena alimenticia.

Maras toma una decisión inusual en darle un espacio narrativo a los terroristas, tratando así de humanizarlos, incluso con un poco de humor. Uno de los estos chicos agarra una pizza y toma una mordida, su amigo le dice que es puerco. Escupe la pizza y el otro se ríe: “¡son vegetales!”. Es divertido hasta que le disparan a una mujer en la cabeza. Y son estos momentos que marcan el ritmo y la estructura de la película. Las escenas de violencia son gráficas, pero el verdadero horror viene de la tensión emocional. En un clóset hay un bebé al que no le permiten llorar porque los atacantes están afuera. Las recepcionistas son obligadas, a punta de pistola, a hablarles a los huéspedes para que abran sus puertas.

Y pese al horror que viven estas personas, ‘Hotel Mumbai, El Atentado’ no los fuerza en convertirse en héroes artificiales, como lo habría hecho una producción estadounidenses. Las personas intentan actuar como héroes y son asesinadas en sangre fría. La policía en principalmente ineficaz… y sólo queda tener un poco de suerte y tiempo para salir de esto con vida.

Todos los personajes y sus historias ayudan al espectador a convertirse en parte de este ataque. La adrenalina fluye de inmediato. Intenso, espeluznante y profundamente humano, el ‘Hotel Mumbai, El Atentado’ es un logro apasionante y lleno de suspenso que abruma, pero al mismo tiempo te permite disfrutar de la tensión.

Publicidad

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot