“It: Capítulo 2”, ¿mejor que la primera?

Realmente creo que es difícil llevar a la pantalla grande las novelas de Stephen King. Y no lo digo porque sus finales sean malos… aunque uno podría decir que es el mayor reto de todos.

Desafortunadamente esta moderna adaptación cinematográfica no se siente, ni se ve fácil. Desde el principio, el director, Andy Muschietti tomó la difícil decisión (y un poco controversial) de dividir la película en 2; el Capítulo 1 que salió en el 2017 y narró la historia de los niños, y el Capítulo 2 que sale hoy y cuenta la historia 27 años después.

La decisión cautivó al público en el Capítulo 1 porque reunió un elenco magnético, adorable y con gran química que luchó contra un monstruo, mientras aprendían todo tipo de lecciones de vida. Sin embargo, el Capítulo 2 falla en mantener la misma chispa y dirige un mal enfoque de la narrativa.

Pero no se hunde, ni flota por completo. El elenco adulto, protagonizado por James McAvoy, Jessica Chastain, Bill Hader, Isaiah Mustafa, James Ransone, Andy Bean y Jay Ryan, logra tener una buena química y retratar adultos creíbles con mucho trauma. Su química es eléctrica, su humor perfecto, y definitivamente son el punto más fuerte de la película.

Publicidad

Han pasado 27 años desde que el Club de Perdedores derrotó a Pennywise (Bill Skarsgard) en las alcantarillas debajo de Derry. Desde entonces, cada uno de ellos creció y tomó caminos separados. Sin embargo, cuando el mal vuelve a causar estragos en la pequeña ciudad de Maine, los perdedores se reúnen para honrar el juramento de sangre que hicieron cuando eran pequeños. Aún afectados por los horrores de su pasado, los perdedores deben vencer sus miedos personales para ponerle fin al reino del payaso malvado.

Bill sigue triste por la muerte de su hermano, Georgie. Eddie todavía le tiene miedo a los gérmenes. Bev no supera el recuerdo de su terrible padre. La única excepción es Richie Tozier, quien recibió un nuevo arco en la historia y definitivamente es el más personal e interesante. De hecho, Bill Hader como Richie prácticamente se roba la película al provocar las mejores risas y los momentos más sentimentales.

Pero el verdadero problema de la película es el villano. It no tiene reglas. No hay límites de su poder y prácticamente puede comerse o matar a cualquiera cuando se le da la gana. ¿Por qué no lo ha hecho? Si hay algo que Andy Muschietti hizo bien, fue tratar de retratar a It, una criatura imposible. Es un monstruo sin debilidades que debe luchar contra un Club de Perdedores con MUCHOS defectos. Y lo logra. No quiero decir que lo hace bien, pero considerando el contenido original de Stephen King, creo que tomó las mejores decisiones que pudo.

Publicidad

En términos de miedo, el Capítulo 2 no flota. Bill Skarsgard regresa en la piel de Pennywise y es igual de inquietante y perturbador que antes. Incluso se ve igual de amenazante para un grupo de adultos. Sin embargo, por cada susto genuino, hay 2 más que son predecibles o forzados por CGI.

Al final del día, el Capítulo 2 trata sobre la redención y la unión de los Perdedores. Y los actores lo hacen funcionar a la perfección. Pero el problema mayor es It porque puede ser todo y no puede ser nada. No tiene reglas, ni motivaciones reales. ¿Por qué simplemente no mata a todos en Derry? El capítulo 2 no nos va a dar respuestas. Y está bien. Porque es una película sobre amistad y supervivencia.

Tiene sus sustos y sus momentos sentimentales como el Capítulo 1. Y pese a sus fallas (que son muchas), es una película que vale la pena ver (especialmente en cine).

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot