‘Rambo: Last Blood’ y la misma violencia

Casi 4 décadas después de la original, Sylvester Stallone regresa como su icónico personaje por la quinta y supuestamente última entrada de la franquicia.

El arco de John Rambo dio inicio en 1982 con ‘First Blood’. Rambo, interpretado por Sylvester Stallone fue inicialmente presentado como un veterano con estrés postraumático después de la guerra de Vietnam.

El público se aferró tanto a la violencia y la eficiencia de Rambo, que se hicieron secuelas posteriores que convirtió a la víctima de un trauma en una máquina asesina casi inmortal. En poco tiempo, se volvió en un ícono del poder militar estadounidense. Un personaje que originalmente estaba destinado a ser un símbolo del daño que dejó la guerra, ahora se recuerda mejor como una máquina humana invencible y violenta.

La nueva y supuestamente última entrega de la franquicia, ‘Rambo: Last Blood’ nos da un vistazo de los 2 Rambos. Al principio de la película, John (Stallone) vive plácidamente en un rancho, montando a caballo con su sobrina (Yvette Monreal) y su fiel amiga, María (Adriana Barraza). Parece que finalmente superó el trauma y vive con paz y tranquilidad.

Publicidad

O tal vez no… porque ha estado cavando un laberinto de túneles debajo de su propiedad en Arizona. Y obviamente no lo hace con el fin de entretenerse.

Rambo sigue luchando con estrés postraumático, pero ha logrado encapsular su violencia y su posible maldad gracias a su sobrina Gabrielle. “Sé qué tan negro puede ser el corazón de un hombre,” le dice. “Sólo trato de controlarlo todos los días.” Y de eso trata la película. De hacerlo explotar para darle entrada al Rambo que todos conocimos y que muchos amaron.

Cuando Gabrielle va a México con el objetivo de encontrar al padre que la abandonó desde pequeña, es secuestrada por un grupo criminal de trata y tráfico de personas. Y cuando Rambo trata de rescatar a su sobrina, termina enfrentándose a más violencia de la que estaba preparado.

Rambo ha sido el símbolo de una rabia escondida y ‘Last Blood’ no es la excepción. Si dejamos de lado la insensibilidad cultural que hacen de México un país de crimen y muerte, Stallone ofrece una actuación creíble y emocional de uno de los mejores personajes que ha interpretado.

Publicidad

El actor de 73 años no trata de esconder su edad, ni la edad de su personaje, pero sigue siendo amenazante. Definitivamente no me gustaría encontrármelo en la noche, especialmente después de saber que puede quitarle fácilmente la clavícula a cualquier persona… si ganas le dan de hacerlo.

En tan solo 89 minutos, ‘Last Blood’ continúa ofreciendo la violencia y la insensibilidad cultural que siempre ha hecho. Si eso buscas, Rambo no te quedará mal.

Por: Andy Bouchot

Fotos: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot