Tolkien: 7 detalles de su pasado que pocos conocen

El autor favorito de muchos… y una maldita leyenda. La mayoría conocemos su nombre por crear el mundo de la Tierra Media, pero pocos han decidido leer algo más importante sobre él: su biografía.

¿Sabías que peleó en la Primera Guerra Mundial? ¿O que llegó a pelearse horriblemente con su mejor amigo y escritor C.S. Lewis? Considerando la creatividad y gran habilidad literaria que el autor poseía, no debería sorprenderte que una mente brillante como tal viviría una vida igual  de emocionante e interesante.

Era un drama king

Era lingüista y experto en el inglés antiguo y literatura nórdica, pero también fue profesor en la Universidad de Oxford de 1925 a 1959. Era un instructor empedernido, dando de 70 a 136 clases al año, mientras que su contrato sólo requería 36.

Pero lo mejor de esto eran sus clases. Aunque era callado en público, Tolkien no era el típico profesor reservado. Iba a las fiestas del colegio vestido de oso polar, persiguió a un vecino vestido como guerrero anglosajón con hacha y se sabía que entregaba dientes falsos en lugar de dinero en diferentes tiendas. Uno de sus estudiantes dijo alguna vez:podía convertir una salón de clases en una cantina.”

No era fan de sus fans

Tolkien se veía a sí mismo como un erudito primero, y luego como escritor. El Hobbit y El Señor de los Anillos fueron en gran medida el intento de Tolkien de construir un mito, y su éxito lo tomó de sorpresa.

Publicidad

De hecho, pasó años rechazando, criticando y destruyendo adaptaciones de su trabajo que no creía que capturaran su epicidad y noble propósito. Tampoco le caían bien los fans de la Tierra Media, pues creía que eran incapaces de apreciar realmente sus obras. ¡Auch!

Era cursi y un romántico devoto

A los 16 años, Tolkien se enamoró de Edith Bratt, quien era 3 años mayor que él. Su guardián, un sacerdote católico se horrorizó cuando supo que su pupilo salía con una protestante y le ordenó no tener contacto con Edith hasta que cumpliera 21 años.

Tolkien obedeció, pero siguió enamorado de Edith hasta que llegó su cumpleaños número 21 y empezó a verla nuevamente. Edith terminó su compromiso con otro hombre, se hizo católica y se casó con Tolkien para vivir con él por el resto de su vida.

Siguiendo las instrucciones del autor, su tumba compartida tiene grabados los nombres ‘Beren’ y ‘Luthien’, una referencia al par de amantes (un hombre y una elfa) del mundo de la Tierra Media que él creó.

Publicidad

Su relación con C.S. Lewis era muy complicada

El compañero de Tolkien de Oxfod, C.S. Lewis (autor de las crónicas de Narnia) fue identificado como su mejor amigo y confidente más cercano. Pero la verdad es que ambos tuvieron una relación muy problemática.

Al principio los 2 autores fueron muy cercanos. De hecho, según los informes, la esposa de Tolkien estaba celosa de su amistad. Y fue Tolkien que convenció a Lewis de regresar al cristianismo. Pero su relación se enfrió cuando Tolkien percibió las inclinaciones anticatólicas de Lewis y su vida personal escandalosa (en ese momento estaba enamorado de una divorciada estadounidense).

Aunque nunca estarían tan cerca como antes, Tolkien siempre lamentó la separación. Cuando Lewis, murió, Tolkien le escribió una carta a su hija al respecto: “Hasta ahora me he sentido… como un árbol viejo que está perdiendo todas sus hojas, una por una: se siente como un golpe de hacha cerca de las raíces.”

Le encantaba tener una vida social

Dondequiera que iba Tolkien, siempre estaba íntimamente involucrado en la formación de clubes literarios y académicos. Como profesor en la Universidad de Leeds formó el Club Vikingo. Y durante su paso por Oxford, formó los Inklings, un grupo de discusión literaria.

Estaba bien entrenado en la guerra

Tolkien era un veterano de la Primera Guerra Mundial y se desempeñó como segundo teniente en el Batallón 11 de la Fuerza Expedicionaria Británica en Francia. También estuvo presente en algunos de los combates en trincheras más sangrientos de la guerra, incluida la Batalla del Somme.

De hecho, en las trincheras contrajo una fiebre crónica de los piojos que lo infestaron, por la cual se vio obligado a regresar a casa. Más tarde diría que todos, menos uno de sus amigos cercanos murieron en la guerra.

Tolkien inventaba lenguajes por diversión

Tolkien logró inventar varios nuevos idiomas, muchas de los cuales (como el sindarin de los idiomas élficos) usaba en sus escritos. Además escribió canciones y poemas en sus lenguajes ficticios. Trabajó mucho en reconstruir y escribir en lenguajes extintos como el medieval galés y el lombardo.

Este viernes se estrena la película biográfica de este maravilloso autor llamada ‘Tolkien’, ¡no te la pierdas!

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot