Señales de que serás una mamá tóxica

Es un hecho que los padres pueden arruinar fácilmente a sus hijos

Si bien es cierto que NADIE nos enseña a ser padres, es difícil aceptar que tal vez nosotros no estamos hechos para hacerlo en ningún momento. Ser padre es el trabajo más difícil del mundo… y es cierto. Ser padre conlleva varios retos, de los cuales pocos están preparados.

Si sólo las personas que están listas para ser padres, tuvieran hijos… este mundo sería muy diferente.

Ver más: ¿Estás lista para ser mamá?

Eres perfeccionista

Los millennials somos especialmente susceptibles al perfeccionismo y a la erosión de nuestro autoestima, por lo que se vuelve difícil moverse a través de nuestras propias tendencias perfeccionistas y evitar infligir estos mismos estándares imposibles en nuestros hijos.

Publicidad

Al igual que con las reglas, debes ser consistente en las expectativas que tienes de tus hijos. Es normal ajustarse a las expectativas que tenemos como padres, pero no tienes porqué frustrarte si tus hijos no alcanzan las tuyas.

Te cuesta trabajo apoyar a la gente

Hay una gran diferencia cultural entre lo que esperamos de los padres y lo que esperamos de las madres. Y aunque hay evidencia que sugiere que la forma en que esperamos que los padres y las madres se comporten es perjudicial para todos los involucrados, es inevitable esperar que las madres sean afectuosas y cálidas con sus hijos.

Cuando hablamos de un padre tóxico, pensamos que es abusivo, frío y ausente. Gracias a que cultural y psicológicamente esperamos que una mamá sea cálida y afectuosa, cuando esto no sucede… el resultado puede ser dañino.

Si notas que te cuesta trabajo apoyar a la gente, puede ser un indicador de que serás una mamá tóxica, simplemente porque la incapacidad de ser feliz o cálida con la gente que quieres es señal de una conducta tóxica en general. Aunque es irreal esperar una actitud agradable todo el tiempo, la falta completa de deseo para ayudar a los demás NO es una buena señal.

Publicidad
Te gusta gritar

Tener un mal temperamento y gritar con regularidad es parte de una conducta tóxica. Sin embargo, hay que identificar la diferencia entre una conducta ocasional (por estrés o falta de sueño), con una cuestión de personalidad.

El enojo es normal para los padres. Pero hay una gran diferencia entre enojarse de vez en cuando, a estar enojado la mayoría del tiempo.

Te cuesta trabajo ser positiva

Ser positiva como madre no siempre quiere decir que tienes que ser una persona positiva. Es posible tener una perspectiva cínica con el mundo, pero permanecer de buen genio con los hijos. Sin embargo, es fácil caer en patrones de negatividad en cualquier tipo de relaciones interpersonales. Si estás pensando en tener hijos, deberías prestar atención a una tendencia de criticismo.

Eres impredecible

No hay nada peor que un padre impredecible. Cuando los hijos no pueden predecir las consecuencias de su propia conducta, el mundo se vuelve estresante y peligroso.

Se ha comprobado que un niño necesita estructura, y si a ti se te dificulta mantenerte constante en tus reacciones emocionales hacia tu hijo… éste no sabrá cómo comportarse. Tienes que ayudarlo a establecer reglas constantes que tu hijo pueda entender y, por supuesto, obedecer.

Si esto te ha puesto triste o de malas, debes recordar que los niños son resistentes, y si haces tu chamba para mejorar, estarás lista para dar lo mejor de ti. El trabajo emocional es tan sólo una parte difícil del proceso de aprendizaje, pero todo comienza con reconocer comportamientos problemáticos y hacer algo al respecto.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot

‘Klaus’, la hermosa historia de origen de Santa

La mejor película navideña del año
Leer más