Suprimir las emociones tiene resultados negativos en los niños

Intentar evitar mostrar conflictos y emociones negativas fuertes ante sus hijos es una actitud habitual en muchos padres. Sin embargo, una nueva investigación de la Universidad del Estado de Washington (WSU, por sus siglas en inglés), Estados Unidos, no está de acuerdo con este planteamiento, al considerar que es mejor expresar emociones negativas de una manera saludable que reprimirlas.

La investigadora Sara Waters, profesora asistente en el Departamento de Desarrollo Humano del campus WSU de Vancouver, Washington, Estados Unidos, y coautores de la Universidad de California, Berkley y la Universidad de California, San Francisco, escriben sobre sus hallazgos en la revista ‘Emotion’.

“Queríamos ver cómo suprimimos las emociones y cómo eso cambia la manera en que los padres y los niños interactúan –explica Waters–. Los niños perciben la supresión, pero es algo que muchos padres piensan que es algo bueno”. El estudio se llevó a cabo en 109 madres o padres con sus hijos en San Francisco, una muestra que se dividió casi en partes iguales entre padres y madres, ya que los científicos querían ver si existían diferencias en los resultados entre los géneros.

Primero, los investigadores pidieron a los padres que realizaran una tarea estresante: hablar en público con comentarios negativos proporcionados por la audiencia. Luego, se les solicitó que realizaran una actividad con sus hijos, y a algunos se les demandó aleatoriamente que reprimieran sus emociones, mientras que a otros se les dijo que actuaran naturalmente.

Publicidad

La actividad fue la misma para todas las parejas, trabajar juntas para construir un proyecto de Lego. Sin embargo, los niños de 7 a 11 años recibieron las instrucciones en papel, pero no se les permitió tocar los Legos. Por su parte, los padres tuvieron que armar el proyecto, pero no pudieron ver las instrucciones. Esto les obligó a trabajar juntos para conseguirlo.

Nos interesaban los comportamientos –subraya Waters–. Observamos la capacidad de respuesta, la calidez y la calidad de las interacciones, cómo el padre proporcionó orientación al niño”. Waters y sus coautores tenían un equipo de asistentes de investigación de pregrado de WSU Vancouver que vieron los 109 vídeos de las interacciones para marcar cada instante de calidez, orientación y otras emociones.

Tanto el padre como el niño también estaban conectados a una variedad de sensores para medir la frecuencia cardíaca, los niveles de estrés, etcétera. Los autores del estudio combinaron esos datos con la codificación realizada por los asistentes para obtener sus resultados.

“El acto de tratar de suprimir el estrés hizo que los padres fueran parejas menos positivas durante la tarea de Lego –subraya Waters–. Ofrecieron menos orientación, pero no fueron solo los padres quienes respondieron. Esos niños fueron menos receptivos y positivos con sus padres. Es casi como si los padres estuvieran transmitiendo esas emociones“.

Fuente: Europa Press

Publicidad

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot

Invierte parte de tu aguinaldo en tu salud

Tu salud es tu mejor inversión
Leer más