¿Eres celosa? ¡Cuidado!

Es un sentimiento absolutamente normal. Sin embargo, su intensidad pudiera acabar con una relación de pareja en cuestión de segundos. Ya es hora de que conozcas cuál es límite entre lo sano y lo patológico. Sigue estos consejos y no permitas que un presentimiento arruine tu tranquilidad

Inseguridad constante

Según la psicólogo Sophía Behrens, autora del libro Amores que matan, los celos de pareja son normales sólo cuando hay una amenaza real; cuando existen aspectos que revelan una infidelidad verdadera. “Cuando no está apegada a la realidad, la persona comienza a experimentar el celo patológico.

Los comportamientos típicos de este tipo de actitud son el chequeo de celulares y cuentas de correo electrónico, el prohibir el uso de cierto tipo de ropa, la intención de contratar un investigador, el buscar evidencias. Llamar no por cariño ni para saludar, sino para controlar al otro”. Si los celos son permanentes, es muy común que surjan el reproche, las discusiones, las agresiones, el reclamo, los malestares y la pérdida de la personalidad de cada uno de los miembros de la pareja (son una persona cuando están juntos y otra distinta cuando no lo están). Situaciones que, por mucho tiempo, no las aguanta nadie.

Buscar el control

A pesar de que no existe una cura, lo ideal es aprender a controlarse: hablar con la pareja y permitirle que explique si los miedos que estamos sintiendo son infundados o no. Muchas veces las sospechas serán verdaderas y el infiel lo negará hasta la muerte. Sin embargo, muchas otras sólo serán obra y gracia de nuestra imaginación. En ese caso, si el sentimiento es recurrente, es aconsejable acudir a un especialista.

Glosario de celos sanos

Preocupación por la posible pérdida de la persona amada o malestar por la relación real o imaginada que esa persona tiene con alguien más. No son demasiado serios ni producen un grave malestar en la relación.

Publicidad

Celos patológicos

Intensos sentimientos de inseguridad, auto-compasión, hostilidad y depresión. Suelen ser destructivos para la relación.

El (la) celópata

El perfil psicológico de alguien que siente celos se relaciona con la baja autoestima y la inseguridad. Estas personas, además de tener reacciones emocionales negativas, sienten una necesidad continua de estimación y aprobación, reclaman un sacrificio, desean ser amadas incondicionalmente.

¿Por qué sentimos celos?

El hombre tiene la tendencia de apegarse sentimentalmente a una figura determinada durante toda la vida. La madre, representación de apego inicial, puede ser sustituida posteriormente por otra persona: la pareja, por ejemplo. Según esta teoría, los celos son una reacción natural que manifiesta la ansiedad ante la posible pérdida de nuestra figura de apego, la que nos brinda seguridad psicológica.

¿Son una enfermedad?

La celotipia es un síntoma, más que una enfermedad. El llamado delirio de celos es una forma patológica, que surge sin una aparente motivación externa y que persiste a pesar de que las pruebas y los hechos demuestran, de forma clara e incuestionable, la inconsistencia de alguna afirmación. Los celos delirantes se convierten, en estos casos, en el síntoma dominante de toda la vida afectiva del sujeto, quien buscará continuamente pruebas y signos de la traición y el engaño del compañero.

Señales de alarma

* Necesitas controlar todos los movimientos de tu pareja.

Publicidad

* Creas conflictos frecuentes por sospechas de infidelidad sexual o afectiva.

* No te gusta que salga solo (a) con sus amigos.

* Chequeas sus objetos personales.

* Armas escenas de celos sin motivos.

Si te amo, te celo

Los celos no siempre son consecuencia de un gran amor, ni indican cuánto se quiere o se necesita a la otra persona. Es cierto que a menudo se dicen cosas como que “si me cela es porque le importo” o “celarse un poquito nunca está de más”. Pero no. Es verdad que los celos sanos son naturales, pero el amor, para existir, no necesita de estos sentimientos.

¿Cómo debe actuar la pareja de una persona celosa?

* Intenta hacerla sentir segura de la relación, mostrando lo bien que están juntos, pero sin dar explicaciones constantemente.

* Desde el principio, aclara cualquier situación que le pueda llevar a crearse una nueva sospecha.

* Explícale cómo te sientes cada vez que te espía o te interroga.

Más de Equipo Emedemujer

6 razones por las que el amigo de tu novio te desespera

Así como nosotras tenemos a una mejor amiga, tu pareja también tiene...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *