La digestión emocional

Imagen: Salud180

Cuando prestamos atención a los alimentos que ingerimos llegamos a determinar cuáles nos sientan bien y cuáles no. Así llegamos a establecer que si tomamos café o comemos carne roja es seguro que pasemos la noche en vela, o que el repollo nos produce flatulencias incómodas.

Hay cosas que nos revuelven el estómago, por mucho que intentemos tragárnoslas. Nuestro organismo se encarga de advertirnos que algo pasa, así no queramos ver de qué se trata.

Una vez que logramos determinar que una situación nos produce una respuesta virulenta, lo recomendable es abstenernos de insistir en soportarla. Será tarea de cada quien saber qué hay que hacer para enfrentar la misma. Porque insistir en hacer caso omiso de una situación que nos quebranta emocionalmente no tardará en reflejarse en nuestro cuerpo. Ésa es la explicación de muchos trastornos que han llegado a denominarse psicosomáticos, es decir, que detrás de los síntomas físicos que manifiesta una enfermedad se esconde un trastorno emocional.

Silvia Mago es comunicadora social y facilitadora en Terapias Corporales. Tiene 18 años de experiencia como instructora de yoga. Síguela en Twitter como @SilviaMago

Publicidad

Más de Equipo Emedemujer

6 razones por las que el amigo de tu novio te desespera

Así como nosotras tenemos a una mejor amiga, tu pareja también tiene...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *