12 mitos sobre la infancia

niños

Por: Teresa García Hubard

A lo largo de mi carrera, he acompañado a un sinnúmero de mamás y papás en la apasionante tarea de educar. Durante este tiempo he observado la existencia de una serie de creencias que surgen en los padres, una y otra vez, obstaculizando una verdadera conexión con sus hijos. Un buen día decidí que debía escribir sobre eso y compartir mis reflexiones y mi experiencia terapéutica con el público. Lo hago hoy a través de mi libro No Hay Niño Malo por editorial Paidós.

malo

Vivimos en una sociedad que suele considerar que para afrontar la “misión imposible” que es educar, basta con tener sentido común y confiar en la propia experiencia de haber sido niños un día. Así, terminamos educando a partir de una serie de creencias inconscientes que determinan cómo interpretamos las conductas de los niños. Los “doce mitos sobre la infancia” son parte de un conjunto de creencias que nos hacen reaccionar sin reflexionar; son los atajos que justifican las reacciones automáticas, irreflexivas y generalmente punitivas con las que creemos estar educando “correctamente” porque así nos educaron a nosotros y así hemos visto educar a los demás.

No Hay Niño Malo, es una invitación a cuestionar dichas creencias. Sólo haciéndonos conscientes de nuestras ideas sobre la infancia podremos ponerlas a prueba y, en su caso, cambiarlas. De otra manera se van convirtiendo en leyes silenciosas e inconscientes que organizan nuestra experiencia y relación con nuestros hijos, ya que reaccionamos de forma automática frente a sus conductas, sin cuestionarnos qué hay detrás de ellas. La consecuencia de esta reactividad es la pérdida de una conexión emocional profunda con los niños y la posibilidad de mirar la vida con ellos con humor y con amor.

Publicidad

Para poder cuestionarlas presento algunos de los principios básicos de la teoría del apego y de la neurobiología interpersonal (neurociencia básica) para entender cómo las conductas de los niños están determinadas por ciertos programas biológicos y por las limitaciones que impone el hecho de tener un sistema nervioso inmaduro, es decir, un cerebro en desarrollo.

En mi experiencia terapéutica Los Doce Mitos mas recurrentes son:

1. Educar/disciplinar a nuestros hijos es más importante que hacerlos sentir queridos incondicionalmente (el amor es obvio, ¿no?).

2. La educación/disciplina debe hacerse en el momento, de manera inmediata e instantánea.

3. Los niños se portan mal o rebasan los límites porque:

Publicidad
  • quieren llamar la atención,
  • quieren manipularnos,
  • quieren hacernos enojar,
  • por caprichosos.

tumblr_n4l4ls62921tz9k69o1_500

4. Los niños sólo aprenden con castigos.

5. Si escuchas y negocias te tomarán la medida.

6. Cuando dicen mentiras buscan deliberadamente engañarnos y salirse con la suya.

7. Las emociones de los niños son “infantiles”, a diferencia de las de los adultos, y no debemos darles importancia.

8. Hay cosas que no es necesario explicarles a los niños, porque no se dan cuenta y no las entienden.

9. Son muy chiquitos para hablarles de sexualidad.

10. Hay que evitar el sufrimiento de los niños a toda costa (¡que no lloren!).

11. Tengo que detener el pleito entre los hermanos; de mí depende que se lleven bien.

12. Todo su futuro está en mis manos.

Al final en No Hay Niño Malo, se ofrece un mapa mental que permite tener presente de manera cotidiana los pasos para reaccionar en conciencia frente a las conductas difíciles de nuestros hijos.

Confío en que No Hay Niño Malo, ayude a madres y padres a vivir con mayor conciencia su paternidad o maternidad, buscando constantemente las razones detrás de la conducta del niño, cuidando la conexión emocional con él, y manteniendo los parámetros de una disciplina consciente y empática que contemple las necesidades infantiles.

Foto: Cortesía

Escrito por
Más de Equipo Eme