4 cosas que NUNCA debes hacerle a tu vagina

La realidad es que tu vagina no necesita mucha ayuda para permanecer limpia y saludable. El mantenimiento básico de tu zona íntima no requiere mucho esfuerzo, mas que un par de pruebas anuales, ropa interior cómoda y de algodón, y una buena rutina de higiene.

A medida que pasan los años, tu vagina sufre muchos cambios, especialmente después del parto y la menopausia. Será tentador tomar en cuenta las tendencias recientes que rejuvenecen y nutren la vulva, pero si tu vagina te está haciendo sentir incómoda físicamente, lo ideal es que consultes tus dudas con un especialista.

Sé que hoy en día existen formas muy creativas e interesantes para cuidar la zona íntima, pero desafortunadamente la mayoría no son tan saludables como crees.

Ver más: A más testosterona, más gusto por el lujo

Baño de vapor vaginal

Desafortunadamente tu vagina no es una alfombra, así que no deberías limpiarla con vapor. Según Woman’s Health, el baño de vapor vaginal es una de esas tendencias que no sólo NO sirven, sino que podría ser perjudicial.

Publicidad

Se supone que estos baños de vapor limpian el útero, alivian los cólicos y prácticamente desintoxican la vagina. Sin embargo, en realidad pueden causar irritación. Según la Doctora, Jennifer Gunter, las hierbas recomendadas usualmente son alérgenos, el útero NO necesita limpieza… y el vapor ni siquiera podría alcanzar al útero.

Automedicarse

Esas cremas y supositorios de farmacia para infecciones vaginales seguramente son buenas, pero no deberías comprarlas sin la recomendación o autorización de tu ginecólogo.

NUNCA deberías automedicarte, y mucho menos aplicar los remedios ancestrales de tu abuela, pues en lugar de solucionar tu problema, ¡podrías empeorarlo!

Insertar algún OVNI (objeto viril no identificado)

Ya sabes lo que está permitido en tu vagina: tampones, dedos, juguetes sexuales, un pene, lubricante, métodos anticonceptivos y la copa menstrual. TODO lo demás no tiene boleto de entrada.

Publicidad

Al final del día, hay que tener sentido común: ¿por qué meter un pepino ahí abajo si sabes que NO está hecho para tu vagina? Aunque pudieras limpiarlo completamente, las texturas podrían causar daño severo.

Duchas vaginales

Seguramente ya lo sabes, pero lo vuelvo a mencionar porque sigue habiendo mucha desinformación: tu vagina NO debería oler a rosas. Las duchas vaginales limpian TAN bien, que alteran el microbioma vaginal, haciéndote más susceptible a infecciones.

Foto: Archivo Eme de Mujer