5 bolitas en tu piel que NUNCA debes tronar

A todas nos ha pasado: vas al espejo a maquillarte y notas un barro gigantesco en tu nariz. Primero lo odiarás, luego lo resentirás y al final te verás tentado a tronarlo de una vez por todas. Pero, ¿qué tan segura estás de que es un barro? Porque hay muchas otras bolitas que pueden aparecer en el rostro y NO deberías lastimar.

Tronar algo en tu piel hace que ésta se rompa físicamente, volviéndola más susceptible a infecciones y problemas más grandes que originalmente no estaban ahí.

Vellos encarnados

¿Frustrantes? Sí. ¿Deben tronarse? Definitivamente no.

Los vellos encarnados ocurren cuando el cuerpo del vello queda atrapado debajo de la superficie de la piel, según HealthLine. Usualmente provocan comezón e inflamación, pero NO deberían tronarse porque sólo empeoraría la irritación.

Tratamiento: Aplica hidrocortisona para reducir el enrojecimiento, comezón e irritación y lava el área afectada con un limpiador exfoliante para que el vello alcance la superficie de la piel.

Publicidad

Verrugas

Las verrugas son crecimientos de la piel que típicamente ocurren en el cuello. No deberías tronarlas porque prácticamente son parte de tu piel, así que sólo causarás dolor y sangrado, además de incrementar el riesgo de una infección.

Usualmente aparecen en áreas de fricción como el cuello, debajo de los brazos y en la pelvis. Se cree que son causadas por la irritación en la piel a causa de la fricción, según Medical News Today.

Tratamiento: Los dermatólogos pueden eliminarlas quirúrgicamente o congelándolas. Realmente no es muy caro, ni requiere mucho tiempo.

Milia

Si alguna vez has notado unas bolitas pequeñas y blancas en tu rostro (milia) que no puedes tronar (por más que lo intentes), no te preocupes, no son la gran cosa.

Publicidad

La milia está conformada por pequeños quistes inofensivos que se producen cuando se forman depósitos de piel muerta, según Mayo Clinic. Tocarlos no tiene ningún efecto e intentar tronarlos solamente dejará tu piel enrojecida e irritada.

Tratamiento: Si te molesta, puedes consultarlo con un dermatólogo para que pueda extraerlos. También puedes utilizar una crema de retinoides para acelerar su desaparición, aunque la milia suele desaparecer por cuenta propia.

Puntos negros y blancos

Yo sé que seguramente has tratado de tronarlos, pero deberías dejar de hacerlo ¡ya! Los puntos negros son lo mismo que los blancos: poros que se han llenado de aceite, según HealthLine. La única diferencia es que los negros tienen esa tonalidad por haberse oxidado tras la exposición al aire. No deberías tronarlos porque el trauma a la piel se vuelve más profundo.

Tratamiento: Lo mejor que puedes hacer para lidiar con los puntos negros es llevar un tratamiento de ácido salicílico y retinol. Estos exfoliantes promueven el cambio de piel y evitan que las células muertas saturen los poros.

Acné quístico

Estos granitos ocurren en una parte MUY profunda de la piel, y no sólo son más dolorosos, sino también más difíciles de tratar. La inflamación que acompaña al acné quístico afecta el proceso de recuperación y usualmente provoca cicatrices permanentes, según WebMD.

Tronar estas bolitas definitivamente no ayuda. El quiste ocurre en una parte muy profunda de la piel que ni siquiera podrás tocar con tus manos.

El acné quístico es causado por fluctuaciones hormonales y bacterias del acné. Los niveles altos de hormonas provocan una sobreproducción de aceite, causando inflamación en los poros. Cuando este aceite no alcanza la superficie de la piel, se rompe por debajo y hace que la inflamación se propague al tejido a su alrededor.

Tratamiento: En lugar de tronarlos, consulta con un dermatólogo para que te recete tratamiento y evitar las mayores cicatrices posibles.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot

Invierte parte de tu aguinaldo en tu salud

Tu salud es tu mejor inversión
Leer más