5 errores que has estado cometiendo ¡con tu desodorante!

sudor
sudor

Seguro te gusta pensar que ya eres una experta en la higiene corporal, especialmente cuando nos referimos a algo TAN simple como la aplicación del desodorante. Pero si sufres de axilas olorosas o comezón en esa zona, es obvio que algo estás haciendo mal.

  1. Estás usando el producto incorrecto: Cabe mencionar que los desodorantes y antitranspirantes son DOS cosas diferentes. Si te preocupa el olor, opta por el desodorante. La gran diferencia entre ambos es que el antitranspirante contiene cloruro de aluminio, el cual bloquea el sudor.
  2. Lo aplicas en el momento incorrecto: El desodorante puede aplicarse en cualquier momento del día, pero la noche es el mejor momento para los antitranspirantes, justo cuando no estás sudando tanto. Aunque no exista una ley al respecto, esto ayudará a que el producto quede mejor sellado en la piel antes de que aparezca el sudor.
  3. No te pones suficiente: Una simple embarradita no siempre será suficiente. Para evitar una sesión de sudor extrema, aplica una generosa cantidad de antritranspirante en TODA la axila para asegurarte de que los ductos estén completamente cubiertos.
  4. Tiene fragancia: ¿Te da comezón? Las chicas con piel sensible deberían evitar los desodorantes con fragancia, pues no sólo irritan la piel, sino que también provocan un poco de comezón. Yo te recomiendo que antes de comprar un desodorante, lo pruebes en tu muñeca para comprobar reacciones alérgicas.
  5. Has estado usando el mismo producto desde la secundaria: Si sientes que estás aplicando tu desodorante de manera religiosa y tus axilas se siguen sintiendo MUY sudorosas, tal vez sea hora de cambiar de marca. Puede ser que tus glándulas sudoríporas se hayan adaptado y desarrollado una resistencia a tal producto, lo cual provoca el crecimiento de microbios y, por supuesto, un MUY mal olor.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Puedes encontrarme en Twitter como @AndyBouchot 😉

Escrito por
Más de Andrea Bouchot