5 infecciones que puedes tener ¡en el ombligo!

Contesta rápido: ¿cuándo fue la última vez que limpiaste tu ombligo? Igual y no le prestamos mucha atención a esa parte del cuerpo que pasa principalmente desapercibida, pero… ¿no crees que deberías empezar a hacerlo?

Es fácil ignorar al ombligo, lo entiendo, pero si no cuidas de él, es posible que se acumulen bacterias y suciedad en él.

Infección por estafilococos

En teoría, cualquier bacteria puede provocar una infección en el ombligo. Sin embargo la estafilococos es la más común porque causa muchas infecciones en la piel.

Una infección por estafilococos puede manifestarse de varias formas, incluso como una condición altamente contagiosa llamada impétigo, según la Academia Americana de Dermatología (AAD).

El impétigo no bulloso puede causar síntomas como llagas con picazón que revientan y dejan piel roja y cruda, junto con una costra amarilla. Luego está el impétigo bulloso, que puede provocar ampollas llenas e líquido que se abren y dejan llagas. Las infecciones por estafilocosos también provocan abscesos, según el Manual de Merck.

Publicidad

Es posible tener una infección por estafilococos en el ombligo porque es algo que el cuerpo puede decidir, especialmente si te hiciste un piercing en esa zona.

Infección estreptocócica

La bacteria estreptococo es otra causa común de infecciones cutáneas en general, en particular en el ombligo. Al igual que la estafilococos, puede causar impétigo. Además puede provocar celulitis, según la Biblioteca Nacional de Medicina.

La celulitis puede causar una erupción dolorosa, roja, sensible e inflamada que puede formar ampollas y costras. También puede propagarse más allá de la piel y afectar tejidos subyacentes, causando síntomas como: fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos y escalofríos.

Infección por hongos

Tu vagina no es la única afectada. Este tipo de infecciones pueden afectar boca, garganta, esófago y, en este caso, tu ombligo.

Publicidad

El término médico para esta infección es candidiasis y sucede cuando la cándida que normalmente vive en tu piel se sale de control, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Si esto sucede en tu ombligo, notarás una erupción roja en la zona, piel escamosa, secreción clara, picazón y ardor. 

Quiste epidermoide infectado

Un quiste epidermoide es un bulto no canceroso que puede aparecer casi en cualquier parte de la piel, incluido el ombligo, según Mayo Clinic. Usualmente se forman cuando las células de la piel que deben ser eliminadas se adhieren a la piel y crecen. Esto puede suceder cuando la piel está súper irritada o lesionada de alguna manera.

Puedes vivir con estos quistes por años sin que presenten algún problema, pero si se rompen, es posible que se infecten y no sólo producirá irritación, sino también dolor, enrojecimiento y una secreción verde o amarilla maloliente.

Un quiste sebáceo infectado

Al igual que los quistes epidermoides, a veces un quiste sebáceo es sólo un bulto que no presenta ningún síntoma incómodo. El problema empieza cuando éste se infecta y provoca enrojecimiento, calor y un olor ‘a queso’

Cómo cuidar de tu ombligo

Sólo tienes que limpiarlo con agua y jabón y secar la zona con una toalla. Un ombligo limpio es importante, pero uno seco te ayudará a evitar un ambiente húmedo que necesitan las bacterias para crecer.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot

¿Quién mató a Bryce Walker? Los 5 principales sospechosos

Mañana se estrena la 3er temporada de '13 Reasons Why'
Leer más