5 tips para bajar 5 kilos

Creerías que entre menos peso tienes que bajar, más fácil sería de lograrlo. Pero cuando sólo quieres deshacerte de 5 kilos… notas lo difícil que puede ser. Y es que, entre más cerca estés de tu peso ideal, menos sientes los cambios que ocurren en tu cuerpo. ¿Y entonces? ¿Estamos destinadas a tener que lidiar con esos horribles 5 kilos de más?

Cambia cardio por entrenamiento de fuerza

Dile adiós a tu rutina enfocada en el cardio. Este enfoque puede crear desequilibrios en tus niveles de progesterona y estrógeno, los cuales afectan tu habilidad para quemar grasa. En lugar de eso, enfócate en el entrenamiento de fuerza 3 a 5 veces a la semana en intensidades moderadas. Esto mejorará tu equilibrio hormonal y tonificarás todo tu cuerpo.

Bájale al alcohol

Lo ideal sería que no tomaras alcohol 4 días a la semana (o menos). El azúcar y las calorías ya son de por sí malas, pero el alcohol también afecta el sistema neuromuscular, el desempeño del ejercicio, síntesis de proteína y otros aspectos del proceso de recuperación. En conjunto, esto disminuye el crecimiento muscular y pérdida de peso.

Publicidad

Cambia tus metas

Desempeño y fuerza. Tener un propósito con tu entrenamiento (una meta además de bajar de peso) puede hacer la diferencia. Y cuando atacas estas metas, las otras (esos 5 kilos) suceden por sí mismas. ¿Ves? Son como una buena distracción.

No te saltes la nutrición después del ejercicio

Después de un entrenamiento de moderada o alta intensidad de 45 minutos (o más), consumir de 15 a 20 gramos de proteína es importante para apoyar la recuperación, metabolismo y músculo. Durante estos entrenamientos, se crean microheridas en las fibras musculares. Y mientras te recuperas, tu cuerpo repara esas heridas y crea fibras musculares más fuertes. Esto te hace más fuerte, quema más calorías y acelera el metabolismo. Sin embargo, el proceso no sucede sin proteína… sin importar cuánto te esfuerces.

Publicidad

Dale prioridad al manejo de estrés

Sé consciente de tus niveles de estrés y date permiso de relajarte. Todo el estrés, sea por culpa del ejercicio o tu trabajo, es acumulativo. Y en exceso puede afectar la recuperación del ejercicio y la tendencia de tu cuerpo de acumular grasa. Si te sientes ansiosa, medita y relájate. Es igual de importante que la dieta y el ejercicio.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot