Alimentos que reparan tus pulmones ¡tras dejar de fumar!

Dejar de fumar es uno de los hábitos más difíciles de abandonar, pues el tabaco es un producto muy adictivo, pero si ya tomaste la decisión debes saber que reparar tus pulmones te llevará tiempo, por lo que aquí te dejamos algunos alimentos que te ayudaran.

1.- Un estudio realizado por los miembros de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg en Baltimore (Estados Unidos) detallaron que una dieta rica en tomates y manzanas puede ayudar a compensar los daños producidos por el tabaco en los pulmones, y podría reducir el deterioro de la función pulmonar asociado a la edad, incluso en gente que nunca ha fumado.
En los resultados se observó que el consumo de estas frutas ayuda a reducir el riesgo de desarrollar enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) tanto en los fumadores, como en aquellos que han abandonado este hábito.

2.- Las cebollas proporcionan vitamina C, vitamina B6 y otros nutrientes esenciales, que dan al cuerpo toda la energía que necesita para curarse; también tienen propiedades anticáncerosas. Otro componente de la cebolla es la quercetina, un antioxidante natural, que ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer de pulmón.

3.-Las zanahorias ofrecen vitamina A y C. Estas vitaminas tienen la capacidad de ayudar a los pulmones a sanar de adentro hacia afuera. Las zanahorias también tienen licopeno, falcarinol, beta-caroteno, luteína y zeaxantina, los cuales son poderosos agentes contra el cáncer.

Publicidad

4- Naranjas ofrecen vitamina C, hierro y vitamina B6, cuyos nutrientes ayudan a los pulmones a transferir el oxígeno a las células más eficientemente. Las naranjas también contienen beta-criptoxantina, un antioxidante natural.

5.- Las grosellas negras, arándanos y fresas contienen resveratrol, un poderoso fitoquímico, que es antiinflamatorio, anticoagulante, mejora la memoria, mejora el metabolismo de las grasas e inhibe el estrés oxidativo, que puede conducir a enfermedades como el cáncer de pulmón. Las bayas son también ricas en antocianinas, que pueden ayudar a reducir significativamente el cáncer en los pulmones y el tubo digestivo.

Recuerda que la función pulmonar se deteriora a partir de los 35 años, por lo que el aparato respiratorio de un fumador nunca llega a restaurarse del todo, ya que a partir de esa edad el diafragma pierde fuerza, los músculos que mantienen las vías respiratorias abiertas se debilitan, se reduce la capacidad de exhalar e inhalar, los alveolos cambian de forma, y las órdenes que reciben los pulmones del cerebro son cada vez más débiles.

Publicidad

 

Foto: Archivo Eme de Mujer