Básicos para bajar el abdomen duro

Si alguna vez te ha costado trabajo bajar ese abdomen grande y duro, esto es para ti, ¡descubre a que se debe!

Cuando te sometes a un régimen alimentario con el objetivo de bajar de peso, existen ciertas cuestiones que son importantes para considerar.
Es muy importante, por ejemplo, que la pérdida de peso sea de grasa, y no de musculatura. Si no es así, tu dieta esta mal balanceada y te puede llevar a desarrollar padecimientos crónicos degenerativos, en lugar de ayudarte; pero hay que considerar que es normal tener algo de grasa abdominal, de tal manera que también existe en las personas delgadas.

Otra aspecto determinante es; qué tipo de grasa posees y en que proporción se encuentra en tu cuerpo, de esto hablaremos en esta ocasión.
Las células grasas absorben ácidos grasos saturados y monoinsaturados en forma de triglicéridos o LPL. El tejido adiposo sirve como almacén de energía y modulador de procesos inflamatorios.
Ahora bien, diferenciemos los 2 tipos principales de grasa corporal:

La grasa subcutánea, como su nombre lo dice, es superficial, por lo general se observa ´suave, esponjosa y nada firme´. Interviene en procesos metabólicos liberando algunas hormonas y moléculas antiinflamatorias. Este tipo de grasa es la que por lo general hace que pierdas más medidas que peso en un proceso dietético.

La grasa visceral, se encuentra pegada a las vísceras, es muy densa, por lo que tu abdomen se siente duro como una roca, y no por hacer muchas abdominales.
Es considerado un órgano endocrino (modulando los metabolismos de glucosa y lípidos) e inmunológico importante para mantener una buena salud cuando esta en valores normales, pero también genera patologías graves, como el síndrome metabólico, si se encuentra en exceso.
Su proporción en el cuerpo es un factor importante que contribuye al desarrollo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares o problemas respiratorios.

Publicidad

Pero, ¿cómo incrementa la proporción de este tipo de grasa? Normalmente por exceso en el consumo de azúcares, pues esto provoca un estado metabólico que libera demasiada insulina en sangre, incrementando con ello los ácidos grasos circulantes lo que termina en una acumulación exagerada de grasa en las vísceras. Este proceso contribuye al desarrollo de dislipidemia (colesterol y triglicéridos altos), incrementa la inflamación sistémica y el riesgo cardiovascular.

Es por esto que es muy importante que moderes el consumo de azúcar, y que no recurras con regularidad a alimentos que tengan muy altas concentraciones de las mismas. La grasa visceral se puede ir disminuyendo mediante un tratamiento dietético, pero su pérdida es mucho más lenta que la de la grasa subcutánea, así que si tu sientes que no estás bajando de peso con la velocidad que te gustaría…, ¡no desesperes! Y recuerda que el que persevera alcanza.

 

Recuerda que me puedes enviar todas tus dudas a @nutricionshizen

Foto Archivo Eme de Mujer

Publicidad

Tags from the story
,
Escrito por
Más de Miryam Cuellar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *