Cómo hacer del ejercicio un hábito

Ay, ya en serio: no es tan difícil empezar una rutina fitness, después de todo la mayoría de nosotros lo hace más de una vez. El problema, por supuesto, es mantenerla.

Es normal tener una voluntad de hierro al principio, el 7 de enero (después de la rosca, obvio), pero con el tiempo, el entusiasmo y la energía van en declive. De repente estás estresada por el trabajo y ya no tienes tiempo de ir al gym. Y después de un mes sin ver resultados, es normal que tires la toalla.

Y aún así, hay unas cuantas personas que logran mantener la rutina. Y dentro de poco, el ejercicio se vuelve tan habitual, como desayunar en las mañanas o bañarse todas las noches. ¿Cómo diablos lo hacen?

Un estudio reciente de la Bibioteca Nacional de Estados Unidos descubrió que las personas que hacen ejercicio regularmente (en promedio por 13 años) tenían 10 motivos: fitness, sensación de bienestar, tener más energía, por gusto, para dormir mejor, sentirse alerta, relajarse, controlar su peso y su apariencia.

Así que… una vez que sepas exactamente porqué quieres hacer ejercicio, podrás volverlo parte de tu rutina para siempre. ¿Cómo?

Publicidad

Haz algo que te gusta

En serio no tienes que ir al gym para hacer ejercicio. La realidad es que un régimen de ejercicio no es lo mismo que realizar una actividad física. Hay MUCHAS opciones en el mercado para activarte. Y si todavía no encuentras una que te guste, ¡sigue buscando! Puedes probar, desde lo más básico como caminar o correr, hasta algo más nuevo como el kickboxing o el yoga.

Comprométete con alguien más

El aspecto social del ejercicio es importante. Si te comprometes a ir al gym con tu familia, seguro cada uno puede motivar al otro para ir los días más pesados como el viernes o sábado. Y si además te sientes comprometida de ir porque quedaste con alguien más, ¡lo agradecerás muchísimo!

Desarrolla un ritual

Los hábitos son conductas que repites una y otra y otra y otra vez, así que también son conductas que empiezas una y otra vez. En otras palabras, si no empiezas a realizarlas constantemente, no se convertirán un hábito.

Así que el verdadero reto es hacer que empezar a hacer ejercicio no sea tan difícil. Es por eso que los rituales y rutinas son tan importantes. Si desarrollas un ritual que te ayude a empezar a hacer ejercicio, será mucho más fácil seguir haciéndolo.

Publicidad

Empieza con algo fácil

Empieza con algo TAN fácil, que incluso teniendo un mal día, podrías motivarte a intentarlo. Y es que, si entras al gym y lo primero que haces es una rutina intensa para cansarte, es obvio que no volverás a tener ganas de hacerlo nuevamente al día siguiente.

Enfócate en el hábito primero y luego en los resultados

El enfoque principal de una dieta o ejercicio son los resultados. La mayoría busca bajar de peso o quemar suficientes calorías, pero la realidad es que, independientemente de los resultados, deberías seguir haciéndolo por salud.

Lo más importante es establecer un hábito y construir una rutina que te funcione, que te haga feliz, y que pueda mantenerse: no los resultados. En otras palabras, en los primeros 6 meses, es más importante que lo hagas consistentemente, a ver un progreso gigante. Una vez que te acostumbres a no saltarte el ejercicio, podrás preocuparte por los resultados que quieres.

Por ejemplo, si odias ir al gym, te recomiendo obligarte a ir TODOS los días, pero no quedarte más de 10 minutos. Así construyes el hábito de no faltar al gimnasio durante varios meses. Y después de eso, puedes establecer una rutina poco a poco. No suena tan difícil, ¿cierto?

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot

Colaciones saludables, aprende a elegirlas

Tu alimentación es lo más importante
Leer más