Cómo saber si tienes quistes en los ovarios

Digamos que los quistes ováricos son como los barritos del sistema reproductivo: mayormente benignos, a veces dolorosos, pero increíblemente molestos.

Usualmente, tus ovarios (los órganos reproductivos donde se producen los óvulos) funcionan de acuerdo a un horario. Pero a veces pueden desarrollarse quistes o sacos de fluido que típicamente no son la gran cosa… hasta que se vuelven un verdadero problema.

¿Qué son?

La mayoría de los quistes ováricos son quistes foliculares benignos que aparecen y desaparecen con el ciclo menstrual sin la necesidad de requerir un tratamiento médico. Seguramente no los notas, según la Oficina de Salud de la Mujer, pero la mayoría de las mujeres producen al menos un quiste cada mes, debido a su ciclo menstrual regular.

Sin embargo, a veces los quistes son muy grandes (o son muchos) y no desaparecen por cuenta propia. En casos así, se requiere cirugía para que no se vuelvan cancerígenos o causen muchos síntomas dolorosos.

Y es que si un quiste empieza a causar problemas, lo notarás; y si no lo tratas, podría romperse o crecer hasta que provoque una torcedura en el ovario alrededor de la trompa de falopio. A esto se le llama torsión ovárica, la cual causa dolor severo y repentino, según el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología.

Publicidad

Por fortuna, los quistes problemáticos empiezan a causar síntomas rápidamente, y tienes que aprender a identificarlos.

Dolor abdominal

El síntoma más común de los quistes ováricos es dolor en la parte inferior derecha o izquierda de la pelvis, donde se encuentran los ovarios. Y ese dolor NO desaparece. De hecho, es posible que lo sientas al hacer ejercicio y durante el sexo, pero será constante incluso después del ciclo menstrual.

Si el dolor se vuelve severo, es posible que tengas una torsión ovárica. Si esto sucede, cortará el suministro de sangre del ovario, lo que causa un dolor muy fuerte que requiere atención médica inmediata.

Inflamación

La inflamación obviamente es un síntoma muy ambiguo, pero puede relacionarse con quistes, dependiendo de su tamaño. La mayoría de las mujeres tienen quistes de menos de 10 centímetros, pero pueden llegar a tener el tamaño de una sandía.

Publicidad

La mayoría asume que es aumento de peso, pero el dolor abdominal y la inflamación pueden ser el resultado de una masa creciendo en el estómago. Si el peso está sólo en el área abdominal y no sabes a qué se debe, chécalo con tu médico.

Te sientes llena todo el tiempo

Así como los fibroides uterinos, los quistes ováricos pueden causar una sensación de pesadez en el estómago. Y esto sucede porque el quiste es una masa y, como cualquier masa, está ocupando un espacio, y por eso te sentirás un poco más llena.

Es algo que seguro sientes cuando estás estriñida, pero a menos que tengas quistes en ambos ovarios, esta sensación sólo la experimentarás en un lado de la pelvis. Y si tus hábitos intestinales están bien y te sigues sintiendo pesada o llena, podrías checarlo con tu ginecólogo.

El sexo duele

No saben cuántas veces he tenido que repetirlo, pero no me cansaré de decirlo: el sexo NO debería de doler, y si lo hace, es porque algo anda mal. Si estás teniendo relaciones sexuales con penetración y sientes dolor, es posible que tengas un quiste ovárico.

Hay quistes que crecen más de lo normal y se caen detrás del útero, en el cuello uterino. Así que posiblemente sientas dolor durante el sexo. Sin embargo, también puede ser causa de endometriomas, quistes ováricos relacionados con la endometriosis.

Quieres ir al baño a cada rato (pero a veces no orinas)

Otro síntoma de quistes ováricos es la la sensación de ir al baño a cada rato. Si el quiste está contra la vejiga, te darán ganas de orinar. Hay mujeres que tienen la necesidad de orinar, pero les cuesta mucho trabajo hacerlo debido al bloqueo que provocan los quistes.

Sangrado, fuera de tu menstruación

Cuando se desarrollan quistes ováricos, tus hormonas se verán afectadas. Las mujeres con Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) básicamente desarrollan muchos quistes pequeños en los ovarios que causan sangrados irregulares. Eso sucede debido a un desequilibrio de estrógeno, progesterona y testosterona.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot

5 cosas que debes saber de Roma

Ya disponible en Netflix
Leer más