Cosas que suceden en tu cuerpo después de comer carne roja

La forma en que tu cuerpo procesa la comida es complicada, y a veces parece que todos quieren opinar sobre lo que deberías comer y lo que no. Afortunadamente, existen múltiples estudios e investigaciones que te ayudarán a entender lo que sucede en tu organismo al llevar una dieta determinada.

Existe un estudio muy conocido hecho por la Escuela de Salud Pública de Harvard que afirma que comer incluso una porción adicional de carne roja a la semana puede aumentar la probabilidad de muerte en un 20%. Pero aunque ésta sea una estadística aterradora, las investigaciones que le han dado seguimiento sugieren que la correlación entre la carne roja y la mortalidad es mucho más tenue. 

Sería muy difícil explicarles si comer carne roja es bueno o malo porque es difícil de estudiar como un grupo distintivo. Además, hay una GRAN diferencia entre la carne procesada, convencional, de hervíboros y orgánica. 

A pesar de las afirmaciones extremas que rodean al consumo de la carne roja, la decisión de comerla o no es muy personal y depende de lo que sepas al respecto.

Absorbes hierro

Se recomienda que las mujeres adultas consuman 18 mg de hierro al día, según el Instituto Nacional de Salud (NIH). Y un poco de carne roja puede ayudarte a cumplir esta meta. 

Publicidad

El hierro viene en 2 formas: hemo y no hemo. Los alimentos de origen vegetal consisten principalmente en hierro no hemo, mientras que la carne roja es rica en hierro hemo. Entonces, cuando comes carne roja, tu cuerpo obtiene hemo-hierro, que es mejor para las personas con deficiencia de hierro, según el Instituto de trastornos de hierro

Recibes una buena porción de zinc

Según el NIH, el zinc es importante para diferentes aspectos del metabolismo celular. Y la carne roja es una excelente fuente de zinc.

Se recomienda que las mujeres adultas consuman 8 mg de zinc al día, y la carne molida proporciona de 5 a 7 mg por porción. Por lo tanto, tu cuerpo puede obtener una gran cantidad en un solo platillo. 

Una buena fuente de proteína

La carne roja es una excelente fuente de proteína. Pero antes de que tu cuerpo pueda usar la proteína de la carne roja para construir y reparar tejidos, las moléculas grandes de la proteína son digeridas por encimas en pequeñas moléculas llamadas aminoácidos, que luego se transportan por todo el cuerpo.

Publicidad

Una vez que finaliza este proceso, la proteína que obtuviste de la carne roja puede mejorar el crecimiento muscular, especialmente si estás haciendo ejercicio de fuerza.

No espera para empezar el proceso de digestión

Se cree que la carne se queda en el estómago por mucho tiempo. ¡Para nada! Tu cuerpo rápidamente empieza a digerir la carne roja. 

Empieza el proceso de elevar los niveles de colesterol

Una de las grandes desventajas de comer carne roja es el potencial de exponer tu cuerpo a muchas grasas saturadas.

La carne roja es más alta en grasas saturadas, a comparación de otros tipos de carne. Y si bien es cierto que es deliciosa, la grasa saturada puede causar colesterol alto y, con ello, aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. 

Mientras que el consumo de carne roja por sí misma no tiene una relación directa con este tipo de enfermedades, ha sido relacionada con muchos problemas de salud por sus grasas saturadas.

Recibes vitamina B

La vitamina B es esencial para la salud y, por suerte, puedes conseguirla a través de la carne roja.

La carne roja magra contiene B-12 para un sistema nervioso sano y B-6 para un sistema inmunológico fuerte, además de niacina y riboflavina (que promueven una piel y ojos saludables). Por lo tanto, comer carne roja puede ser un primer paso importante para promover la salud de los diferentes sistemas del cuerpo. 

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot