¿Cuántas calorías tienen los tamales?

El 2 de febrero ya está aquí. Al que le tocó el Niño en la Rosca, pone los tamales. Es la tradición 😉

Tras 40 días del nacimiento del Niño Dios éste es presentado en el templo y la fecha coincide con la fiesta de la Candelaria. En su honor se brinda un banquete que tiene al tamal como principal protagonista, un alimento que a lo largo de los años se ha enriquecido y que, por lo menos en la Ciudad de México, goza de un alto estatus y personalidad propia.

Y por más delicioso que sea el tamal, TODOS sabemos que es un alimento que aporta muchas calorías. De hecho, se preparan con masa de maíz, manteca y algún “sabor” o relleno que puede ser desde salsa, piloncillo, hasta pollo, mole, frijoles, fruta o verdura, carne o cualquier cosa que uno se encuentre.

Hay tiendas especializadas en tamales y tienen más de 50 sabores o combinaciones diferentes y, si uno viaja al interior de la República, puede que encuentre una variedad aún mayor.

Un platillo al que no hay que huirle

Para la nutrióloga Sol Sigal, esta gran variedad hace casi imposible hacer un análisis calórico y de sus propiedades nutricionales, habrá algunos que tengan menos grasa, pero más proteína o menos aunque más azúcar, algunos que se hacen al vapor (baño María) y que tendrán menos grasa y menos calorías que los que son fritos o bañados en alguna salsa. Y aunque en promedio por cada 100 gramos de tamal estás ingiriendo 153 calorías, pero tomando en cuenta que cada uno llega a pesar 400 gramos estás consumiendo realmente 612 calorías; lo que si es un hecho es que son un platillo y así hay que entenderlos.

Publicidad

Algunos piensan que “un tamalito” de postre no hace mella en la dieta o que una torta de tamal apenas les da para media mañana. Hay que tener cuidado.

“Los tamales van de mucho a poco calóricos, ninguno se salva. Por ello, les recomiendo que los tomen como platillo principal en el tiempo de comida fuerte. No son guarnición, ni postre ni “entradita”, explica la nutrióloga.

La experta recomienda considerar que las versiones con harina integral, hechos al vapor y  algunas de las que tienen verduras o proteína sin grasa pueden ser igual de calóricas, pero más nutritivas que las de harina blanca, fritos, con azúcar o fruta cristalizada.

“Obviamente, un tamal no te hará subir de peso, sin embargo, si lo acompañas de atole, refresco o cualquier bebida con azúcar, el total de calorías por tiempo de comida puede ser alto y eso si puede hacer que almacenes grasa. Siempre recuerda: un tamal va con agua, café sin azúcar o leche sin grasa (light o descremada)”.

Publicidad

Y no es tan malo como crees

Aunque es sabido que esta masa sobre masa es una bomba energética, también es cierto que sus ingredientes cuentan con diversos nutrientes que son muy benéficos para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

El tamal es una excelente fuente de carbohidratos, los cuales nos brindan un gran aporte de energía para empezar el día.

La masa de maíz del tamal aporta vitamina B1 o tiamina que permiten el correcto funcionamiento del sistema nervioso y muscular. Además es esencial en el metabolismo del cerebro, del corazón y en la formación de glóbulos rojos.

Por si fuera poco, contiene ácido fólico que ayuda a asimilar el hierro, la vitamina B12 y los aminoácidos. Una deficiencia de ácido fólico puede provocar anemia. Es un excelente complemento para las mujeres en gestación.

La carne, ya sea pollo o puerco, es una gran fuente de proteínas y aporta minerales esenciales para el organismo como es el caso del potasio y el calcio.

No les tengas miedo, nada más consúmelos de manera inteligente e intégralos adecuadamente a tu dieta.

Con información de El Universal

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot